La vendimia llama a las puertas de las bodegas

Un temporero corta un racimo de uva blanca en Rioja Alavesa. /
Un temporero corta un racimo de uva blanca en Rioja Alavesa.

Las altas temperaturas adelantan las fechas de la cosecha en Rioja Alavesa, que se inicia estos días para las variedades blancas, y se espera de buena calidad

IOSU MURO

La vendimia 2015 ya está aquí. Los bodegueros y vitivinicultores de Rioja Alavesa están preparados para afrontar una nueva campaña que se espera muy temprana respecto a los últimos años pero que, a priori, será de una buena calidad. Durante los próximos días, quizá desde hoy mismo en algunas fincas, está prevista la recogida de los primeros racimos de uva blanca, mientras que la tinta deberá esperar algunas semanas más en la cepa para alcanzar su momento óptimo.

El nerviosismo es evidente entre los agricultores del sur del territorio, pendientes de saber cuándo podrán poner los toldos a sus remolques y arrancar los motores de sus tractores. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOC) Rioja ya ha hecho públicos los primeros resultados tras el inicio del control de maduración y los primeros visos son buenos. La uva "presenta un óptimo estado vegetativo y sanitario, lo que, a fecha actual, transmite unas sensaciones muy positivas respecto a las expectativas cualitativas de la cosecha", dice el informe.

Sólo las lluvias de los últimos días, que en localidades como Baños de Ebro, Villabuena, Samaniego o Leza han ido acompañadas de granizo, han hecho dudar a los viticultores en su toma de decisiones a la hora de fijar plazos, aunque ni este inconveniente, que ha afectado de forma importante a más de 300 hectáreas, evitará que la próxima semana arranque una cosecha esperanzadora.

"La viña está bonita, tiene vegetación y la cantidad de uva es grande. Creo que se cogerá el papel perfectamente", explica Fernando Salgado, enólogo de bodegas como Estraunza u Olabarri, que destaca la "importante calidad". Estas sensaciones positivas deben corroborarse en estas últimas semanas, en las que el viñedo pide días calurosos y noches frescas para madurar.

Se para la maduración

"Se ha parado algo la maduración pero eso no va a evitar que se empiece a vendimiar con casi dos semanas de adelanto respecto al año pasado. Creo que en el sur de Rioja Alavesa el blanco se cogerá alrededor del 10 de septiembre, siete días antes que en la cosecha anterior, y el tinto estará sobre el 21 aproximadamente, una diferencia importante en relación con la primera semana de octubre en la que arrancamos hace un año", añade Salgado.

La opinión de una vendimia temprana, más propia de hace un decenio, es extendida y la comparte Ramón Muro, presidente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas de Rioja Alavesa. "La uva está muy sana, tanto en blanco como en tinto. Eso sí, hay viñas seleccionadas en las que se ha quitado uva que van a estar más adelantadas que habitualmente", señala, vaticinando el inicio de la vendimia para el próximo fin de semana en muchos puntos de la comarca.

En lo que ambos también coinciden es que la cantidad de uva que se recogerá este año estará sobre el 107% de rendimiento que el Consejo Regulador aprobó en julio en sus normas de vendimia, lo que permitirían llegar a un máximo de 6.955 kilos por hectárea en tinta y 9.630 en blanco. "Va a estar un poco por encima de lo que dice el consejo, aunque muy ligeramente", apunta el dirigente de las cooperativas. "Creo que vamos a estar sobre el papel. La diferencia respecto al año pasado es que las viñas estaban bastantes desiguales, las había con gran cantidad y otras con algo más baja; ahora da la impresión de que están parecidas", añade Salgado.

Lo que sí parece haber cambiado es la plantación de nuevas variedades de uva blanca, con ciclos de maduración mucho más tempranos que los tradicionalmente presentes en la zona. Así, el Sauvignon Blanc ya está a las puertas de ser recepcionado y otras como el tempranillo blanco, una variedad muy presente en Bodegas Javier San Pedro, también están al borde del estado óptimo. "Nosotros empezamos a hacer el control de maduración en agosto y cuando hemos visto que ha tenido una evolución más acelerada ha sido en estos últimos quince días, donde ha alcanzado 11,5 grados de alcohol probable. El año pasado en estas fechas estábamos con 10,9. Voy a vendimiar unos ocho días antes", comenta el propio Javier San Pedro, refiriéndose a viñedos plantados hace apenas siete años, con los primeros permisos para estas variedades, y situados a una altura por encima de los 550 metros.

"Creo que habrá un desfase de entre 20 y 25 días de la recogida del tinto respecto al tempranillo blanco, porque la viura sí que viene algo más retrasada, estamos con 9,5 grados", subraya, "y a nosotros se nos va a alargar la vendimia a más de mes y medio".