Deporte y xenofobia

JULIO TAPIA YAGÜES. BENALMÁDENA, MÁLAGA

Durante años, numerosos casos de dopaje se han dado en el deporte español de élite. No por ello se le ha ocurrido a nadie llamar hijo de p… a quienes erraron en su conducta, ni pedirles que no ensucien la camiseta española. Sin embargo, ante el posible dopaje del etíope-español Bezabeh, el atleta Sergio Sánchez lo ha insultado y vapuleado públicamente; este señor ignora que los europeos fuimos durante siglos a robar y ocupar África, aún hoy con nuestras multinacionales; y que todos somos inmigrantes, pues la historia de la humanidad es una migración continua de seres, el 'moving' que canta Macaco. Aquí en España nos fundimos provenientes del norte o de África, durante miles de años.

Debe de ser muy duro ver durante años cómo siempre ganan los atletas de Etiopía y Kenia. Pero esa rabia, frustración e impotencia de quien sabe nunca alcanzará a esa raza físicamente superior, no debe jamás, jamás, traducirse en una pataleta propia de un niño de cuatro años.

En cierta ocasión, alguien llamó a la azafata durante un vuelo. «Señorita, por favor, diga al comandante si hay otro asiento, pues no quiero estar junto a este negro». La auxiliar de vuelo volvió y dijo: «Acompáñeme, señor, usted no merece a alguien tan despreciable a su lado». Y cuando se levantaba el primero, añadió: «Usted no, el caballero (dirigiéndose al africano)». El Consejo Superior de Deportes debe excluir a Sergio Sánchez temporalmente del equipo español, pues no merece llevar esa camiseta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos