El Correo

El euskera permitirá por primera vez subir la nota de admisión en todas las carreras

Alumnos realizan una prueba de Selectividad en la Universidad del País Vasco.
Alumnos realizan una prueba de Selectividad en la Universidad del País Vasco. / Mikel Fraile
  • La UPV incluye la lengua vasca entre las materias que elevan la calificación en la nueva Selectividad

La Universidad del País Vasco (UPV/EHU) ha aprovechado la puesta en marcha de la nueva Selectividad ajustada a la Lomce –que da mayor autonomía a las facultades en la admisión de alumnos– para incluir los idiomas entre las asignaturas que permiten subir la calificación para entrar en un grado. La institución académica ha decidido que todas las facultades coloquen el euskera en ese grupo de materias con prioridad y les permiten decidir si quieren incluir también el castellano y el inglés. Por ejemplo, Ingeniería Industrial ha reducido los puntos extra que daban a los ejercicios de química y dibujo técnico en la fase de subida de nota y han colocado el euskera en ese grupo, «por obligación», aclaran. La nota más alta de esas tres materias sirve para la calificación final. Algo similar ocurre en Medicina: se ha reducido la valoración de química, que ahora eleva la nota en la misma proporción que euskera e inglés –el castellano se ha quedado fuera–.

El sistema supone una verdadera revolución en la forma de puntuar los exámenes de Selectividad, que ahora se llama Evaluación para Acceso a la Universidad (EAU). Ninguna otra comunidad española ha anunciado un método similar en el que haya una valoración extra de los idiomas –con prioridad de uno concreto–, aunque todavía muchas no han decido su modelo.

La primera fase común del examen, que se denomina de ‘acceso’, se mantiene, con algún matiz, como hasta ahora. El alumno deberá hacer los ejercicios de euskera, castellano, historia –ya no hay filosofía–, lengua extranjera y una materia más según la modalidad de Bachillerato (matemáticas, latín, arte o matemáticas para las ciencias sociales). La puntuación es hasta diez. Esa nota contará un 40% –el alumno debe sacar un 4 como mínimo–, y la de Bachillerato un 60% en la calificación final. Si el aspirante aprueba, ya puede entrar en la universidad.

Las novedades se centran en lo que se llama ahora ‘fase de admisión’, en la que los aspirantes se juegan otros 4 puntos más y de la que depende la entrada a los grados con mayor demanda. En el anterior modelo, los estudiantes podían examinarse de hasta cuatro materias ‘extra’ y se les tenía en cuenta las dos mejores notas. En Medicina, por ejemplo, las asignaturas que daban el mayor extra de puntos (la nota multiplicada por 0,2) eran química y biología. Física y matemáticas tenían una ponderación menor, de 0,1.

Criterios dispares

Las reglas del juego han cambiado ahora. La ley del PP obligaba a reducir la oferta de materias que permitían obtener los 4 puntos extra y había que hacer un nuevo listado. La UPV pidió a las facultades que decidieran qué asignaturas iban a valorar más, con la novedad de que debían introducir los idiomas. Y con una condición: la lengua vasca tenía que contar en todos los grados, y el castellano y el inglés, al gusto. Ese sistema se elaboró en 2015.

Las facultades han hecho filigranas para cuadrar los números y algunas han bajado la valoración de unas materias para hacer hueco a las lenguas. Medicina ha optado por dar 0,2 puntos a biología; 0,1 a euskera o inglés (se escoge la nota más alta); y 0,1 a química. Este centro del campus de Leioa reconoce que pidió «sólo inglés como idioma a tener en cuenta», pero el euskera venía de serie.

En la escuela de Ingeniería de Bilbao también aseguran que no solicitaron lenguas como materias para que los estudiantes suban la calificación. «Nosotros pedimos que se valorase matemáticas, física, química y dibujo técnico», aseguran sus portavoces. En las ingenierías vascas ha quedado un cuadro de prioridades variopinto. De veinte títulos, además del euskera, ocho meten el inglés para elevar la calificación, y en uno solo el castellano: Fundamentos de Arquitectura.

En total, una treintena de carreras ha incluido el español y cincuenta el inglés. Los criterios con los que los centros han elegido los idiomas a los que dar más peso son lógicos en muchas carreras, pero en otras son indescifrables. Los títulos de Artes, Humanidades y Ciencias Sociales meten las dos lenguas oficiales en la plancha de prioridades. Pero también lo hace Nutrición Humana y Enfermería, aunque Farmacia no.

Los responsables universitarios explicaron ayer que los cambios que introduce la nueva EAU son consecuencia de «los ajustes a los que ha obligado la Lomce», aunque admitieron que la UPV ha decidido que el euskera –y no las dos lenguas oficiales o también el inglés– se utilicen en todos los grados para subir la nota. Aclararon que la lengua vasca se incluye «en un bloque con más materias que eligen las facultades» y se puede optar por otras diferentes. Aseguran, además, que el nuevo modelo se ha presentado ya a todos los colegios vascos y «no se ha quejado nadie».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate