elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 4 / 11 || Mañana 5 / 11 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Tienes que pagar, sí o sí»

'CASO DE MIGUEL'

«Tienes que pagar, sí o sí»

Los ex altos cargos del PNV Tellería y De Miguel exigieron a la abogada Ainhoa Alberdi, en su despacho de Bilbao, el pago de 100.000 euros por su trabajo en Miñano

16.05.10 - 02:52 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Tienes que pagar, sí o sí». La presunta trama de corrupción urbanística en la que se han visto implicados destacados dirigentes del PNV alavés inició su cuenta atrás a principios de 2009. Lo hizo en Bilbao, en el número 44 de la calle Gordóniz, donde Urbanorma Consulting SL, la empresa creada por el imputado Jon Iñaki Echaburu y la abogada urbanista Ainhoa Alberdi el 31 de mayo de 2006 y que el 13 de noviembre de aquel año se adjudicó a dedo y por «un máximo de 600.000 euros» un contrato del parque tecnológico alavés de Miñano para gestionar la adquisición de 900.000 nuevos metros cuadrados para el complejo.
Fue ahí, en la calle Gordóniz, cuando Alberdi, que se había quedado sola al frente de la empresa desde enero de 2008, grabó lo hablado con dos de los imputados -el ex diputado foral Alfredo de Miguel y el ex burukide del ABB Aitor Tellería-, que le exigieron el pago de «un tercio» del dinero ingresado por Urbanorma en el parque. En concreto, según explicaron fuentes de la investigación, se trata de «100.000 euros», una cantidad ya adelantada por EL CORREO cuando todavía pesaba el secreto de sumario, levantado el pasado viernes.
«Tienes que pagar, sí o sí», advirtió Tellería, quien en todo momento, según estas mismas fuentes, llevó el peso de la conversación. La abogada, sin embargo, se negó en redondo a participar en un 'juego' que al parecer habían acordado con su ex socio, el afiliado peneuvista Echaburu -lo estaba en Abando y ahora, en Vitoria-, quien se vio obligado a dejar la empresa a principios de 2008 acosado por sus muchas deudas. Entre ellas, destacan las de Construcciones Loizate, ya liquidada y que recibió numerosos contratos del Departamento de Interior durante los mandatos de Ibarretxe, además de una adjudicación de viviendas por 3,9 millones de la Diputación de Vizcaya.
Un tercio del total
Finalizada aquella cita de principios de 2009, explican fuentes de la investigación, Alberdi se puso en contacto con Echaburu, quien no se refirió a cifras concretas aunque sí le dijo que «les pagara lo que le dijeran». En aquel encuentro, Tellería y De Miguel, según ha sabido este periódico, llegaron a exigir a la letrada que les enseñara las cuentas de la empresa para ver sus movimientos desde la marcha de Echaburu un año antes. Respecto al pago del dinero y al procedimiento que se debía seguir no hubo concreciones, sólo se dijo que ya le dirían cómo. Nunca hubo un después.
La idea de la grabación no fue casual. ¿El motivo? Que la reunión en Bilbao no fue el único encuentro que Alberdi tuvo con estos imputados. Medios conocedores del sumario señalan que hubo una primera. Se celebró semanas antes, a finales de 2008, cuando Urbanorma iba a recibir uno de los pagos por los trabajos que estaba realizando en Miñano. Esta vez tuvo lugar en Vitoria, en el Palacio de la Provincia, en la sede de la Diputación de Álava. Allí, en su despacho, el entonces diputado de Administración Local y vicepresidente segundo de la Caja Vital comentó a Ainhoa Alberdi que había unos compromisos adquiridos cuando le 'beneficiaron' con el contrato a Urbanorma y que presuntamente debía pagar ciertas comisiones. Fue un cara a cara, no estuvo Tellería.
Al igual que en la segunda cita, la empresaria se negó. Entre un encuentro y otro, De Miguel envío un par de correos electrónicos apremiando a la denunciante. Lo paradójico, según ha podido saber EL CORREO, es que se enviaron desde el e-mail oficial del diputado (alava.net).
En conocimiento de Sánchez
Celebrados los dos encuentros y tras la negativa de la empresaria a 'pasar por el aro', ésta, sabedora de la tranquilidad que le daba la grabación, acudió a comentarle lo sucedido a Julián Sánchez, por aquel entonces presidente de la Red de Parques Tecnológicos de Euskadi y desde el viernes también imputado en una trama sobre la que pesan, presuntamente, un amplio abanico de delitos, como cohecho, malversación de fondos públicos, falsedad documental o tráfico de influencias. De hecho, fue él quien el 13 de noviembre de 2006 firmó en representación del parque de Miñano el contrato con Urbanorma Consulting, como adelantó EL CORREO el pasado día 6. Fuentes de la investigación, iniciada en el Juzgado de Instrucción número 4 de Vitoria, señalaron que Sánchez se limitó a garantizarle que iba a cobrar todo lo que el contrato recogía y que al final, según las cifras oficiales del Gobierno vasco, han sido 471.000 euros.
Pasaron los meses y no fue hasta finales de 2009 cuando la propietaria de Urbanorma decidió poner la grabación a disposición de la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Álava. ¿Por qué tardó un año? Fuentes consultadas por este periódico señalaron que se debió a que Alberdi, al parecer, le pasó factura no pagar, ya que ese mismo año fue «vetada» en futuros contratos del propio parque.
Por aquel entonces ya trabajaba en el parque otra de las nuevas imputadas el pasado viernes, Miren Bilbao, directora-técnico de Miñano. Sin embargo, todavía no era empleada cuando en 2006 se gestionó la adjudicación, entre otros, por el entonces gerente y también imputado, Alfonso Arriola, ex asesor del PNV en el Tribunal Vasco de Cuentas.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
«Tienes que pagar, sí o sí»

El ex burukide del Araba buru batzar, Aitor Tellería, en una imagen de archivo cuando fue concejal en el Ayuntamiento de Vitoria. :: EL CORREO

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.