Un fin de semana de puro invierno

Una conductora quita la nieve del parabrisas de su coche en Vitoria. /Igor Aizpuru
Una conductora quita la nieve del parabrisas de su coche en Vitoria. / Igor Aizpuru

La cota de nieve se situará este sábado por encima de los mil metros, pero volverá a caer a 500 en unas jornadas en las que las temperaturas serán muy bajas

María José Pérez
MARÍA JOSÉ PÉREZ

El tiempo plenamente invernal, como corresponde a estas fechas, se mantendrá a lo largo del fin de semana. Este sábado y domingo serán dos días fríos, no extremadamente fríos, pero sí bastante. Especialmente porque las bajas temperaturas serán una constante. Más allá de parámetros llamativos como los 14,6 grados bajo cero registrados en Payueta el pasado mes de diciembre, por ejemplo, la principal característica de estos días es que el mercurio apenas sufre variaciones. Este viernes, la estación que Euskalmet tiene colocada en Vitoria reflejó una mínima de 1,5 grados a las 3.30 horas de la madrugada y una máxima de 4,9 justo doce horas después, a las 15.30, con lo que la media se quedó en 2,6º. Fue la tónica dominante de la jornada, que deparó en Kapildui 3,3 grados negativos y en el puerto de Herrera, -3º. Allí la diferencia fue tan pequeña que la temperatura más alta sólo llegó en -1º (con una media de -2,2º). La máxima en el territorio se registró en la estación de Gardea, con 6,2º. Esta integró junto a las de Vitoria, Campezo, Moreda, Saratxo y Zambrana el grupo de lugares en los que no heló en la pasada madrugada. En el resto de los 24 puntos controlados por equipos de la agencia vasca de meteorología hubo cifras en negativo.

Para este sábado, domingo y el arranque de la próxima semana apenas se prevén cambios en lo que se refiere a las temperaturas. «La próxima semana va a ser fría o muy fría, con precipitaciones que se producirán, podemos decir, a ratos», explica José Antonio Aranda, responsable meteorológico de Euskalmet. Es, de momento, una previsión general «porque a dos o tres días vista, los pequeños cambios nos afectan mucho a nivel local», advierte. Así, relata, «si se cumplen los escenarios, el domingo las precipitaciones intensas se van a quedar en la zona de Asturias».

Que no te sorprenda la nieve

De naranja a amarillo

De momento, en Álava, la alerta naranja se volverá a activar este sábado y el domingo se transformará por aviso amarillo por riesgo de nevadas por debajo de los 1.000 metros. De hecho, en las horas centrales de este sábado la cota se situará en torno a esa altitud, aunque volverá a bajar en la madrugada del domingo hasta los 400-600. En cualquier caso, las nevadas que pueden producirse en el último día de la semana no se espera que sean copiosas. Lo más probable es que el domingo se repitan situaciones como las que se vivieron este viernes en Vitoria en las que se alternaron a lo largo de la jornada cielos nubosos que dejaron lluvias e incluso nieve en momentos puntuales de la mañana y de la tarde con otros en los que, aunque tímidamente, se vieron unos rayos de sol.

Quien haya decidido salir a pasar el fin de semana fuera casa debe ser consciente de que el domingo regresará la nieve, por lo que es aconsejable que si va en coche vaya preparado para circunstancias meteorológicas adversas. Y dependiendo de qué zona visite podrá disfrutar de un paisaje invernal blanco aunque los espesores no sean grandes.

La previsión para el sábado, domingo y lunes.
La previsión para el sábado, domingo y lunes. / E. C.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos