El Correo

El frenazo al tranvía a Salburua es un "mazazo, una gran decepción", lamenta el barrio

El alcalde, Gorka Urtaran, en la playa de vías del tranvía en la calle Angulema.
El alcalde, Gorka Urtaran, en la playa de vías del tranvía en la calle Angulema. / RAFA GUTIÉRREZ
  • El cuarto distrito en población de Vitoria demanda soluciones a su movilidad mientras los partidos defienden hasta tres proyectos diferentes para conectarlos con el centro y con el resto de barrios

Los partidos políticos de Vitoria han sido incapaces de ponerse de acuerdo desde el año 2008 en cómo y por dónde ampliar la primera línea del tranvía, que se inauguró hace ya, por tanto, casi siete años. Los debates han sido múltiples y estériles, pues no existe ni consenso ni ningún proyecto avanzado para seguir con el exitoso medio de transporte que gestiona el Gobierno vasco a pesar de que otros medios de transporte, como el metro, avanza sin descanso hacia nuevas estaciones en otras capitales. Se podría decir que el proyecto de ampliación del tranvía se encuentra en vía muerta, al menos en lo referido a dar servicios a los nuevos barrios, Salburua y Zabalgana, donde se concentra desde hace una década la mayor parte de la población joven de la ciudad (casi 16.000 vecinos en el Este y unos 22.000 en el Oeste).

El alcalde, Gorka Urtaran, defendió en su campaña electoral un tranvía hacia ambas zonas, lo mismo que la pequeña ampliación a la Universidad, dos estaciones más a partir de Angulema para dar servicio a los universitarios y a algunas calles de Adurza-San Cristóbal. Pero la ampliación a Salburua corre riesgo de no ejecutarse. Tras reunirse ayer con el lehendakari Urkullu, Urtaran tuvo que admitir que la extensión hacia la UPV puede hacerse realidad (costaría 8,5 millones, según los cálculos que avanzó en campaña, y lo sufragarán Gobierno vasco, Ayuntamiento y Diputación), pero que "más adelante", habrá que "estudiar", dijo, si para llegar a Salburua resulta más recomendable el tranvía o el BRT, el autobús exprés que circula por carriles exclusivos y cuya implantación también defendió en campaña para recorridos en la periferia.

El reconocimiento de estas dificultades le granjeó críticas. El PP, que no pierde ocasión para atacar al Gobierno nacionalista que desplazó de la alcaldía a Maroto, acusó a Urtaran de no defender los intereses de Vitoria ante el Gobierno vasco. El PSE recordó al alcalde que la apuesta de los socialistas por el metro ligero es prioritaria, porque resulta la mejor opción para dar soluciones al barrio, como lo ha sido en Lakua. Y EH Bildu, no sin ironía, felicitó al PNV por abrazar su proyecto, que bascula entre utilizar las vías del ferrocarril o apostar por los autobuses exprés, que son "la alternativa natural al tranvía".

"Es una infraestructura más que necesaria"

¿Y los vecinos? Pues al menos sus representantes del colectivo vecinal Salburua Burdinbide manifestaron ayer su "profunda decepción" ante este "parón sin fecha" del proyecto tranviario hacia su barrio. Su portavoz, Ioseba Martínez de Guereñu, leía ayer con perplejidad la noticia de que Urtaran dejaba en el aire el prometido tranvía a este barrio del Este de Vitoria. "Ha sido un mazazo contundente", expresaba. "La decepción ha sido impresionante, puesto que era una idea que nos emocionaba y nos gustaba, además de ser una infraestructura más que necesaria y que se nos ha prometido en varias ocasiones y por varios gobiernos municipales, antes el PP y después Urtaran", recordó.

Por ello, Martínez de Guereñu pide al Ejecutivo municipal "que recapacite y que vea que es una infraestructura que funciona en Lakua y creemos que, de igual forma, va a funcionar en Salburua". "Deberíamos haberlo tenido antes", reclama. El presidente de la asociación de vecinos indica que "lo más fácil, rápido y barato es como se había pensado inicialmente, alargar el trazado desde Angulema por la calle Florida hasta el centro cívico, y a partir de ahí, por el Bulevar de Salburua hasta la plazoleta de la Unión, por lo menos, y hasta las letras del parque de Salburua para que los vecinos de Juan Carlos I pudieran acceder a él".

"Queremos un tranvía en condiciones"

En cuanto a la propuesta de utilizar las vías ferroviarias para llevar el tranvía a Salburua, Martínez de Guereñu indica que "no es mala opción como plan B, mientras no se pueda hacer otra cosa, pero queremos un tranvía en condiciones". El servicio del metro ligero por el trazado del tren "está bien pero quedarían muchas zonas de Salburua inconexas. No es la opción principal ni primordial que barajamos", indicó.

La asociación de vecinos Burdinbide, solicitó participar en el diseño del trazado del tranvía a su paso por Salburua ya que "quienes vamos a utilizar el tranvía vamos a ser los vecinos" y recordó que "hemos visto que en la puesta en marcha de algunas líneas de Tuvisa no se nos ha escuchado y al final se han tenido que modificar muchas cosas. Evidentemente en un línea de Tuvisa es mucho más sencillo, por lo que solicitamos que cuando se pongan manos a la obra cuenten con la postura de los vecinos", sugirió.