Recircular, la empresa de Getxo que apuesta por convertir los residuos en recursos

La 'economía circular' se basa en el máximo aprovechamiento de los desechos. /
La 'economía circular' se basa en el máximo aprovechamiento de los desechos.

La firma vasca participará en el próximo encuentro B-Venture de Bilbao

SARA BORONDO

Reciclar está dejando de ser una opción para convertirse en necesidad. La Global Footprint Network (un centro de investigación internacional) estableció que el 29 de julio la humanidad había agotado los recursos naturales que la Tierra puede producir y regenerar en un año; es decir, que desde ahora hasta finales de diciembre estamos consumiendo más de lo que nuestro planeta puede soportar, y España no es uno de los países que mejor lo está haciendo: si todo el mundo consumiera recursos de la Tierra como nosotros, el planeta habría entrado en números rojos el 28 de mayo. Por suerte para nuestro futuro, cada vez somos más conscientes de la necesidad de utilizar mejor los recursos disponibles; por ejemplo, la 'Ley de Administración Ambiental' que está preparando el gobierno de Euskadi establece que el 40% (como mínimo) de los materiales empleados en obras públicas deberán proceder de la valorización y reciclado de residuos.

También hay empresas que han convertido la preocupación por conservar el planeta en su motivo de existir. Una de ellas es la vizcaína Recircular, con un concepto tan innovador que se ha convertido en una de las cien empresas finalistas en South Summit 2019. Esta plataforma es una referencia para la innovación en las empresas que están empezando y recircular es una de las diez finalistas seleccionadas en el apartado de 'Energía & Sostenibilidad'. La startup también participará en el próximo B-Venture, el mayor evento de emprendimiento al norte de España, que se celebrará del 29 al 30 de octubre en Bilbao.

Una apuesta por la economía circular

Lo que hace especial a esta empresa (con sede en Getxo) es su apuesta por acabar con el concepto de residuo. Patricia Astrain, fundadora y CEO de recircular, explica que, durante su experiencia en China (donde trabajó por cuenta ajena y luego al frente de su primera empresa) «fui testigo de la gran cantidad de residuos que se producen y de la necesidad de profundizar en los conceptos de sostenibilidad e innovación social. Investigando sobre ello me encontré con la idea de economía circular y considero que es la respuesta a los retos de sostenibilidad económica, medioambiental y social a los que nos enfrentamos tanto a nivel industrial como en la sociedad en general».

El modelo actual es la 'economía lineal', que culmina en los vertederos, pero todo apunta a que este paradigma será sustituido por la mentada economía circular, que busca el máximo aprovechamiento de los recursos a través de la reducción, la reutilización y el reciclaje, imitando a la naturaleza (donde nada se desaprovecha). Lo que para unos son residuos inutilizables, para otros pueden ser materias primas secundarias con las que producir nuevos bienes.

recircular tiene un funcionamiento sencillo de usar para las empresas, que introducen en la plataforma los 'recursos' (residuos) que producen. Un algoritmo les informa de las posibilidades de que éstos tengan valor para otra empresa y calcula las transacciones económica, social y medioambiental óptimas. «El sistema informa también de manera automática a las empresas que identifiquemos como potenciales consumidores, de manera que fomentemos que las transacciones se realicen. Además, al tener la trazabilidad de lo que ha ocurrido con ese recurso, podemos calcular los beneficios medioambientales y sociales reales que se están generando», explica Astrain.

El procedimiento también se puede producir a la inversa: que una empresa introduzca la demanda de materias primas secundarias (otra forma de denominar a los residuos) y que la plataforma le indique qué empresa podría suministrárselas.

En la ruta hacia la economía circular hay algunos escollos, como la propia legislación, que impide reutilizar cualquier residuo. La Unión Europea está trabajando para allanar el camino. Otra limitación está la propia complejidad de los residuos y los procesos establecidos, siendo aquí donde recircular puede demostrar su valía de forma más evidente. Comenta Astrain: «No solo trabajamos con la empresa generadora y la consumidora a través de oportunidades de reutilización directa, sino que también identificamos tecnología y procesos intermedios mecánicos y manuales necesarios para adecuar los recursos a su uso posterior. En este ámbito queremos colaborar también con entidades sociales para generar oportunidades de empleo sostenibles para colectivos vulnerables».

Un proyecto piloto para poner en marcha la plataforma en septiembre

recircular está terminando el desarrollo de la plataforma en una beta cerrada, limitada a las empresas que se hayan apuntado al proyecto piloto y hayan sido seleccionadas. Astrain afirma: «¡Buscamos líderes recirculares para este piloto! Queremos trabajar con empresas privadas que quieran identificar oportunidades de valorización para sus residuos, pero también con asociaciones de empresas que quieran ofrecer servicios innovadores a sus asociados, polígonos industriales y administraciones públicas, ciudades o comunidades autónomas que quieran ser pioneras en establecer acciones concretas dentro de la economía circular y mapear los recursos disponibles. También buscamos integrar a gestores de residuos, recicladores y proveedores de procesos intermedios». El lanzamiento de la plataforma está previsto el 17 de septiembre.

La plataforma ha trabajado ya para multinacionales y medianas y pequeñas empresas. Entre los residuos para los que ha encontrado nueva utilidad están los retales de cuero del sector del automóvil, los restos de fabricación de productos de higiene femenina (tampones y salvaslips), geles de baño, textiles, madera, posos de café o bagazo de cerveza (lo que queda tras cocer los ingredientes para su fabricación), además de plásticos y metales. «Pero no solo queremos atraer a empresas privadas. También queremos trabajar con administraciones públicas para ayudarles a hacer tangibles sus objetivos de 'ciudad o región circular' y a mapear los recursos disponibles, lo cual puede ayudar en la definición de políticas estratégicas de desarrollo», apunta la fundadora de la plataforma.

La fase final de South Summit 2019 puede suponer para recircular una buena inyección. A esta edición se han presentado 3.700 proyectos -más de la mitad de startups internacionales- que han sido evaluados por 150 expertos teniendo en cuenta la innovación que aporta la empresa, su escalabilidad, el equipo que está detrás y el interés de la inversión que puedan generar. Las 500 startups finalistas de ediciones anteriores de South Summit han conseguido más de 2.600 millones de dolares en financiación y el 95% de los proyectos sigue en activo.