Los vascos realizan una apuesta deportiva cada segundo

Un grupo de jóvenes realiza una apuesta deportiva en una máquina de un salón de juegos./E.C.
Un grupo de jóvenes realiza una apuesta deportiva en una máquina de un salón de juegos. / E.C.

Podemos alerta sobre la «proliferación» de salones de juego cerca de los centros educativos, una cuestión regulada en el reglamento del Gobierno vasco de 2016

Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Una apuesta deportiva cada segundo en Euskadi. Así de sencillo. O en realidad un poco más, porque los segundos al año son 31,5 millones y en 2017 se cruzaron 36,5 millones de apuestas en el País Vasco, según denunció ayer la parlamentaria Edurne García, de Elkarrekin Podemos. Ese dato lo llevó al pleno de control de la Cámara de Vitoria, donde protagonizó un breve debate con la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, que defendió el reglamento autonómico sobre el juego de 2016 y recordó que «es pionero». No obstante, admitió que la publicidad de las apuestas 'online', con la que se bombardea a los vascos con el reclamo de equipos y jugadores de fútbol y actores, excede las competencias de la Administración autonómica cuando los servidores -la mayoría- están fuera de Euskadi.

De hecho, todavía está pendiente de promulgarse una regulación publicitaria que desarrolle la ley estatal del juego en Internet vigente desde hace siete años. La posibilidad de que tal regulación salga del olvido ha aumentado tras el acuerdo de presupuestos entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Podemos, un compromiso que propone aplicar a los spots del juego 'online' un tipo de restricción análoga a las del tabaco y el alcohol, sustancias también adictivas.

«Los colectivos piden campañas con los escolares sobre los efectos negativos del juego» Edurne García Larrimbe (Elkarrekin Podemos)

«En Euskadi el juego tiene unos cauces de control importantes y también eficaces» Estefanía B. de Heredia Cons. de Seguridad

Los salones de apuestas deben distar 500 metros entre sí y 150 de otros locales de juego diferentes

Mientras tanto, la discusión sobre las apuestas suscitada ayer en el Parlamento vasco -a raíz de la interpelación de Podemos- sirvió para airear unos números sobre la magnitud que ha tomado el juego en Euskadi en los últimos años, exactamente igual que en toda España. Según Edurne García, los vascos gastaron 340 millones de euros en apuestas en 2017, si bien esa cifra sólo incluye lo que facturaron las empresas de la comunidad, y por tanto habría que añadir lo que los vascos apostaron en firmas de fuera. La representante de Podemos cifró en 46 millones los beneficios de las firmas autóctonas de juego en 2017, y añadió que esa cantidad representa un aumentó del 10% sobre el ejercicio anterior y de un 80% respecto a 2013.

«Problemas de adicción»

Más allá de esas cifras, Edurne García planteó el problema de la concentración de salones de juego en zonas urbanas próximas a centros educativos. «La proliferación de la oferta de juego 'online' -aseguró- ha llegado también a nuestros municipios, situándose salones de juego en lugares de especial sensibilidad, en las cercanías incluso de institutos públicos, con la consiguiente exposición de las alumnas y alumnos al juego, y a la normalización de una actividad que puede desembocar en problemas de adicción».

Lo que dice el reglamento autonómico de 2016 sobre los salones de juego es que «deberán guardar entre sí una distancia igual o superior a 500 metros medida radialmente, y una distancia igual o superior a 150 metros medida radialmente con respecto a otros locales de juego de distinta naturaleza, exceptuando los casinos». Tales requisitos permitieron a la consejera Beltrán de Heredia contestar a Edurne García que «en Euskadi no podrán darse las situaciones, las problemáticas, que se están dando en otros puntos del Estado, con concentración de grandes o gran número de locales de juego en áreas muy concretas y muy próximos entre ellos. Esta situación, por la distancia que está establecida entre los locales de juego, no se va a poder dar aquí».

Las cifras

340 millones de euros
gastaron los vascos en apuestas durante 2017, según los datos aportados ayer en el Parlamento de Vitoria, que sólo incluyen lo recaudado por empresas vascas. 18 a 25 años es el nuevo perfil de los ludópatas, según las asociaciones que tratan esa adicción en Álava (Asajer ), Bizkaia (Ekintza Aluviz) y Gipuzkoa (Ekintza Bibe). No hay un estudio epidemiológico que permita dar cifras exactas sobre el problema en menores.
13 expedientes sancionadores
abrió la Ertzaintza en 2017 por permitir el juego a menores. Se realizaron más de 3.000 inspecciones. Hubo otros 23 expedientes por no respetar el horario de cierre.
Menores y móvil
La parlamentaria Edurne García aseguró ayer que «son los chavales de 11, 12, 13 y 14 años, que manejan el móvil mejor que nadie, los que tienen un gran riesgo con el juego 'online', según apuntan desde los colectivos que luchan contra la ludopatía».
210 salones de juego
es el tope permitido por la normativa en Euskadi. Ya funcionan 206, de los cuales 32 fueron abiertos el último año. Las asociaciones y colectivos alertan sobre la concentración de locales en zonas urbanas donde transitan adolescentes.

Sin embargo, la parlamentaria de Podemos advirtió de que unas 43.000 personas serían adictas al juego en Euskadi, un problema que ha aumentado «especialmente entre los jóvenes de 18 a 25 años», algo de lo que no dejan de alertar las entidades que se ocupan de las ludopatías en Euskadi. Edurne García también se apoyó en estudios del Ministerio de Sanidad para incidir en que las apuestas son el segundo caso de adicción al juego por detrás de las tragaperras y dio algunas pistas sobre lo que está pasando en la vida real. «Desde colectivos y asociaciones como Ekintza Bibe denuncian que ya han llegado jóvenes de entre 18 y 25 años con problemas serios de adicciones en las apuestas deportivas, así como muchos padres de menores para solicitar ayuda al encontrarse boletos en los bolsillos de sus pantalones».

Beltrán de Heredia aseguró que desde el Gobierno vasco van «a seguir trabajando para tratar de reducir la lacra de las adicciones al juego» y explicó que la estrategia se basará en el trabajo conjunto de los departamentos de Salud, Educación y Políticas Sociales. «Sobre todo, tenemos que minimizar el riesgo de las conductas adictivas», subrayó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos