«La sociedad nos va a reclamar que el próximo lehendakari sea mujer»

Teresa Laespada, Jasone Agirre, Itxaso Atutxa, Eukene Arana y Amaya Fernández, en el foro de ayer. A la derecha, la periodista de EL CORREO Olatz Barriuso./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Teresa Laespada, Jasone Agirre, Itxaso Atutxa, Eukene Arana y Amaya Fernández, en el foro de ayer. A la derecha, la periodista de EL CORREO Olatz Barriuso. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

«Nuestro sector aún es un espacio por y para los hombres», denuncian cinco políticas vascas en un foro por el 8-M

Koldo Domínguez
KOLDO DOMÍNGUEZ

Cinco representantes de partidos vascos sobre un escenario. Más de una hora de conversación e intercambio de ideas, cada cual con su punto de vista ideológico, en torno a la celebración del 8-M. La moderadora no tiene que intervenir, ni limitar los tiempos ni cortar la palabra a nadie. Sobre el escenario cinco mujeres. «La política es un espacio construido por y para los hombres. Un ecosistema puramente masculino (...) en el que ellos siempre tratan de confrontar argumentos y ver quién queda por encima del otro. Nosotras, en cambio, compartimos nuestras ideas».

Ésta fue una de las últimas reflexiones que ayer se pudo escuchar en el foro 'Mujeres en política y políticas para la igualdad', organizado en Azkuna Zentroa por la asociación Professional Women's Network y moderado por la periodista de EL CORREO Olatz Barriuso. Itxaso Atutxa (PNV), Jasone Agirre (EH Bildu), Eukene Arana (Podemos), Teresa Laespada (PSE) y Amaya Fernández (PP) «compartieron» sus vivencias como mujeres en un «mundo de hombres», la realidad que viven cada día y los retos que, como parte de la sociedad, la política debe afrontar para lograr una verdadera «equidad». «Hay que pensar que el 8-M son los 365 días del año», lanzó Fernández.

Las cinco dirigentes coincidieron en reconocer que en estos momentos sus respectivas formaciones todavía tienen un «camino que recorrer» para conseguir la igualdad. «Lo reconozco. Mi partido no es igualitario. Los cargos intermedios y quienes sacan adelante la mayor parte del curro son mujeres. Pero los que de verdad cortan el bacalao son hombres», aseguró la parlamentaria independentista Jasone Agirre. «No hay manera de que los partidos no sean masculinos», confirmó la diputada vizcaína de Empleo, Teresa Laespada, para quien la 'prueba del 9' de la igualdad llegará «cuando gobiernen el mismo número de mujeres mediocres que de hombres mediocres».

Tras el 8-M del pasado año, que marcó un antes y un después, la sociedad reclama cambios inmediatos, rápidos, «porque ya vamos tarde». De hecho, las cinco participantes en el foro asumieron que la ciudadanía ha ido por delante de los partidos en este tema y es la que les está marcando el ritmo. «La sociedad nos va a reclamar que el próximo lehendakari sea mujer», lanzó Laespada respaldada con el gesto afirmativo de sus compañeras. Pero de inmediato introdujeron un matiz categórico. Es necesario, coincidieron las cinco, que la política sea «feminista, no que se feminice». Que las mujeres que lleguen a los cargos de más poder sean conscientes de las necesidades de «nuestro colectivo». «Con que sólo sea mujer no hacemos nada», advirtió Agirre. «Por ejemplo, no tengo nada en común, ni en su forma de hacer política, con Merkel o May», confesó Atutxa.

En la charla también se defendió la necesidad de que los hombres sean «nuestros aliados» en la lucha por la igualdad, que deberá pasar por que «ellos den dos pasos atrás» y tomen conciencia de la necesidad ser «corresponsables» en la conciliación. Además, se reclamó que la clase política debe impulsar «medidas de discriminación positiva», es decir, un sistema de cuotas, defendió Itxaso Atutxa, y dotarlas de respaldo económico para acelerar los cambios. Y se apostó, eso sí con matices, por incidir en cambiar el lenguaje porque «lo que no se nombra no existe». «Habrá que decir portavoza y miembra», sostuvo Arana.