La Fiscalía exhibe cien vídeos para justificar la violencia en el 'procés'

El fiscal Javier Zaragoza.

El tribunal rechaza el careo entre el coronel Pérez de los Cobos y un mando de los Mossos en el juicio, que se prevé que concluya el 12 de junio

MATEO BALÍN y MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La Fiscalía del Tribunal Supremo jugó este martes una de sus principales bazas para tratar de convencer a la Sala que juzga el 'procés' de que hubo «violencia generalizada» en el otoño caliente de 2017 en Cataluña. Una condición 'sine qua non' para armar el relato de la rebelión contra los nueve líderes independentistas.

Con el comienzo de la fase documental de la vista oral, el Ministerio Público exhibió un centenar de vídeos de diferente tamaño sobre los acontecimientos acaecidos entre el 20 de septiembre y noviembre de 2017, una vez suspendida la autonomía catalana después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Durante cinco horas, se mostraron documentos visuales relativos al asedio a la sede de la Consejería de Economía durante el 20-S, en plena 'operación Anubis', donde el tribunal pudo valorar los daños a los vehículos de la Guardia Civil o los llamamientos de los 'jordis' a los concentrados. También se proyectaron intervenciones de la Policía previas al referéndum del 1 de ocubre y, sobre todo, durante la jornada de la consulta.

El objetivo de los fiscales era visualizar la pasividad de los Mossos y sus «binomios», la resistencia activa y organizadas de los votantes tras los llamamientos de los líderes civiles y políticos o las «murallas humanas» en los colegios, con la presencia de ancianos y niños para evitar el cumplimiento de la mandato judicial.

Los vídeos más explícitos de violencia se localizaron en varios colegios de Barcelona, donde recibieron al dispositivo policial a sillazos y hubo lanzamiento de botellas y piedras en su retirada. No obstante, en bastantes reproducciones -álgunas inéditas hasta la fecha- se observó una resistencia pacífica de los presentes.

Contradicciones

Antes de ver los vídeos, el tribunal anunció que rechazaba la celebración de un careo entre el coordinador del dispositivo del 1-O, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, y el comisario de Mossos Ferran López, número dos del mayor Josep Lluís Trapero. La propuesta partió del abogado del acusado Joaquim Forn, exconsejero de Interior, dadas las discrepancias sobre la planificación del operativo y el papel de la policía autonómica catalana.

El presidente del tribunal, Manuel Marchena, justificó que no hace falta un cara a cara dado que la Sala ha reconocido las «discrepancias» no solo de ellos, sino de «numerosísimos» testigos de las defensas y de las acusaciones. Por este motivo, afirmó, se someterán a la valoración de los magistrados según «las reglas generales de valoración de prueba» y la condición (preferente o no) de cada testigo. En resumen, a día de hoy los magistrados no tienen una opinión definida sobre la carga de prueba aportada por De los Cobos en el juicio.

Del mismo modo, el tribunal comentó este martes de forma informal a los abogados que quedarían cuatro o cinco sesiones y que la vista oral concluiría el miércoles 12 de junio si todo transcurre según lo previsto.

Más información: