Podemos, cinco años de crisis ininterrumpida

Podemos, cinco años de crisis ininterrumpida

La formación morada ha atravesado desde su nacimiento en enero de 2014 un sinfín de batallas internas de las que, hasta ahora, Iglesias ha salido triunfante

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Podemos cumple este jueves cinco años de vida. Un lustro en el que las crisis internas de la formación han sido una constante. Hoy Irene Montero lamentaba en una entrevista en la cadena Ser que los medios de comunicación cuestionaran más a los dirigentes podemistas por sus cuitas dentro de la formación que por logros como el incremento del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 900 euros. Tan solo unos minutos después se conocía que Íñigo Errejón había pactado con Manuela Carmena a espaldas de la dirección nacional. Ha sido el enésimo ejemplo de que motivos no faltan para preguntar.

Octubre 2014

Vistalegre I

Fue la primera gran batalla. Por un lado los cofundadores del partido: Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero y Luis Alegre. Por el otro, los anticapitalistas, con Teresa Rodríguez y Miguel Urbán a la cabeza, junto a Pablo Echenique. La disputa fue por escoger el modelo partido. Se debía contar con una dirección unipersonal según los primeros y una colegiada en opinión de los segundos. Iglesias y los suyos ganaron de calle.

Abril 2015

La salida de Monedero

El profesor de Ciencia Política, uno de los más fieles colaboradores de Iglesias, salió por la puerta de atrás del partido a causa de sus problemas con Hacienda por no haber declarado de forma adecuada cerca de 400.000 euros que percibió por asesorar a países del bloque bolivariano. Juan Carlos Monedero se despidió criticando la deriva institucional de Podemos y con un ataque a los «generales mediocres» de la formación, un mensaje en el que todos vieron a Errejón como principal destinatario.

Noviembre 2016

Alegre

Otro de los cofundadores que se marchó. Lo hizo harto de las peleas internas. A su salida, Luis Alegre cargó contra «el grupo de conspiradores» que rodean a Iglesias. «Pablo es un hombre de honor por encima de todo. Y cuida hasta la muerte a la gente que considera sus amigos. Pero creo que ahora se confunde: llama amigos a quienes no tienen más interés que el de mantener su posición excluyente», afirmó.

Febrero 2017

Vistalegre II

De entre todas ha sido la madre de todas las batallas. Iglesias contra Errejón, o, lo que es lo mismo, las dos máximas figuras del partido frente a frente. En la Asamblea Ciudadana Iglesias apostó por un giro hacia la izquierda radical y el exnúmero dos del partido por el pragmatismo y una política moderada. La amenaza de Iglesias de abandonar la política surtió efecto y revalidó su liderazgo con más de un 50% de los votos de la militancia frente al 33% de Errejón. Tras Vistalegre II, el secretario general mantuvo a su antigua mano derecha en la ejecutiva pero purgó de los órganos de dirección a buena parte de sus seguidores.

Abril 2018

Bescansa

Fue uno de los golpes que más daño personal han causado a Iglesias. La cofundadora decidió no tomar parte por ninguna facción en el choque de trenes de Vistalegre II, pese a que en un primer momento pareció respaldar al secretario general. Ya entonces Bescansa quedó descolgada del núcleo duro de Iglesias. Pero lo que no se le ha perdonado nunca es que en un documento que ella misma filtró por error ofreciese a Errejón derrocar al líder del partido para ocupar ella su lugar. Condenada al ostracismo desde entonces, Bescansa se ha comprometido a abandonar la política en las próximas semanas.

mayo 2018

El chalet en la sierra

Fue una decisión personal pero tuvo gran repercusión el partido. Iglesias e Irene Montero compraron un chalet de 500.000 euros en la sierra de Madrid. Semejante gasto no fue entendido por una parte del partido. El alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi' reivindicó «el compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla en las instituciones y que supone renunciar a privilegios como el exceso de sueldo». Los dos líderes de Podemos pusieron su continuidad al frente de la formación en manos de la militancia. Ganaron la consulta con un 68% de los votos frente al 31% que optó por su salida.

Junio 2018

Elecciones andaluzas

La organización andaluza, controlada por la anticapitalista Teresa Rodríguez, ha sido un constante quebradero de cabeza para Madrid. Su último desafío fue presentarse a las andaluzas con la marca Adelante Andalucía en lugar de la de Podemos. Es lo mismo que va a hacer ahora Errejón. Rodríguez se salió con la suya, aunque perdió 300.000 votos en las elecciones. Ha sido la única derrota de Iglesias hasta el momento

Los problemas afloran en las organizaciones territoriales

El control de las direcciones y grupos parlamentarios se ha convertido en un auténtico 'via crucis' para la ejecutiva nacional. En un partido que, como acuñó Errejón, tuvo que correr mientras se ataba los zapatos, las crisis autonómicas se han convertido en una constante. A cinco meses de las elecciones autonómicas en muchos lugares persisten problemas que amenazan a las organizaciones con la escisión.

En Galicia, las primarias para elegir la nueva dirección de En Marea –la confluencia en la que participa Podemos– han acabado en los tribunales después de que el bando perdedor, apoyado por Podemos, denunciase supuestas irregularidades en las votaciones.

En Cantabria las cosas no van mucho mejor. El pasado 7 de enero Podemos se desvinculó de su grupo parlamentario, que «dejó de representar la política de la organización» en la comunidad autónoma, tras la decisión de dos de sus tres diputados de cambiar a la hasta entonces portavoz.

En navarra la fractura también es total. El pasado diciembre, cuatro diputados del sector critico echaron del grupo parlamentario a los otros tres oficialistas.

Y en Andalucía se permanece a la espera de ver quien paga los platos rotos por el pésimo resultado electoral del 2 de diciembre. Pese a su derrota, Teresa Rodríguez goza de una posición fuerte como coordinadora general y desde Madrid se ha avanzado que no se cuestionará su liderazgo. Pero Juan Carlos Monedero, al que las bases aún escuchan, pidió la dimisión de la anticapitalistas al día siguiente de unos comicios que han llevado a la derecha al poder.

.

 

Fotos

Vídeos