Gonzalo y Paula, listos para convertirse en Celedón y Edurne txiki

Gonzalo y Paula, amantes del fútbol, llevan practicando sus danzas desde febrero. /BLANCA CASTILLO
Gonzalo y Paula, amantes del fútbol, llevan practicando sus danzas desde febrero. / BLANCA CASTILLO

Gonzalo Aranegui, de la cuadrilla Bereziak, y Paula Rubio, de Zintzarri, están preparados para asumir esta «gran responsabilidad» el 7 de agosto

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Llevan meses ensayando sus bailes para que todo salga a la perfección y hoy han sido «coronados» como Celedón y Edurne txiki en una recepción institucional. Gonzalo Aranegui, miembro de la cuadrilla Bereziak y Paula Rubio, de Zintzarri, han sido los niños designados por el Ayuntamiento de Vitoria y la Comisión de Blusas y Neskas para encarnar a las versiones mini de Celedón, el rey de la fiesta. Los paraguas ya están a buen recaudo después de recibirlos a mano del alcalde Gorka Urtaran y la concejala de Cultura Estíbaliz Canto, y estos futuros blusas se van acostumbrando a ser el foco de todas las miradas.

«Muchas gracias por haberme elegido para ser Edurne txiki, estoy muy orgullosa y es algo muy especial para mí», confesaba Paula. A sus 10 años, lleva en la cuadrilla Zintzarri desde que era un bebé y confiesa que ser Edurne txiki era uno de sus sueños. «Mis padres me lo contaron el Día de Reyes y pensé que era una broma», sonríe. Por su parte, Gonzalo recibió la noticia con tranquilidad. «Me pareció estupendo, además este año es especial para Bereziak, la cuadrilla cumple 40 años», ha celebrado con una camiseta creada para la ocasión.

El alcalde Gorka Urtaran ha destacado el éxito de la última bajada de Celedón y Edurne txiki, celebrada en la plaza de la Virgen Blanca por motivos de aforo. «Repetiremos en esta ubicación y miles de niños estarán pendientes de vosotros», ha animado a los nuevos responsables. Paula, de 10 años, señala que a varias de sus amigas les habría gustado estar en su lugar, pero Gonzalo, miembro de Bereziak desde los 4 años, no tuvo mucha competencia. «A mis amigos no les gusta bailar, así que me encargaré yo», resumía el joven, que ha tenido que aprender a bailar aurresku desde febrero para la ocasión.

Bailes previos

Aunque esta alumna de Marianistas y este estudiante de Corazonistas no se conocían, han hecho buenas migas y están listos para honrar a la patrona. Ambos son aficionados al fútbol y en su tiempo libre a Paula le gusta practicar motocross. «Mi tío fue de los que atornillaron a Celedón en la balconada», relata orgullosa. Ambos bailarán ante la Virgen Blanca en actos previos a la bajada de Celedón y Edurne txiki, que se celebra el 7 de agosto. Estos pequeños van a vivir un momento inolvidable para cualquier niño alavés. «Sentimos un gran orgullo y estamos muy ilusionados e implicados con las fiestas, este año hasta la abuela va a salir de neska veterana», afirma María Montoya, madre de Gonzalo.