Un Noel de altos vuelos

Noel Gallagher, durante el concierto ofrecido anoche en el BBK Live./EFE
Noel Gallagher, durante el concierto ofrecido anoche en el BBK Live. / EFE

El ex líder de Oasis suministró un repertorio de estadio que sobre todo prendió en las canciones de su vieja banda

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Gorillaz y Noel Gallagher han puesto el broche de oro al festival Bilbao BBK Live, que ha agotado las entradas en sus tres jornadas, con 120.000 asistentes que han podido disfrutar de 97 bandas y artistas en los siete escenarios del recinto del monte Kobeta. Este sábado, la última jornada del festival contó con el protagonismo indudable de Gorillaz y Noel Gallagher's High Flying Birds. Quién le iba a decir a Noel Gallagher, un mancuniano de 51 años, el hermano listo de Oasis (1991-2009...), con los que en 2002 no llenó La Casilla (¡y eso que se trajeron de telonero a Paul Weller!), que regresaría a Bilbao y tocaría en un festival ante 30.000 personas, muchas de ellas compatriotas suyas. Actuó el sábado en el 13º Bilbao BBK Live, como segundo cabeza de cartel de la jornada, por debajo de unos Gorillaz que son amigos suyos, a los que el propio Noel recomendó no perdérselos («Disfrutad de Gorillaz, son francamente asombrosos», dijo antes del adiós con la versión del 'All You Need Is Love' beatleniano') y con los que todos dábamos por supuesto que colaboraría dos horas después sobre el mismo escenario.

Noel Gallagjer's High Flying Birds (Los Pájaros de Altos Vuelos de Noel G) dieron un bolo de 15 canciones en 71 minutos con ambiente de estadio: sonido apelmazado, aparato instrumental (el poso soul-rock de 'Keep On Reaching'), muchos coros con vocación de himno (tarareos incluso), numerosas personas a hombros descuellando entre la masa...

Detalle del concierto

1
El interior del escenario estuvo presidido por una bandera con el escudo del Manchester City Football Club
2
Una de sus guitarras eléctricas tenía una pegatina con el símbolo del 'smiley', logotipo tácito del rock danzón de Madchester
3
Oficiaron hasta once músicos (Noel, tres vientos, dos coristas...) y tocando juntos se despidieron con 'All You Need Is Love' de los Beatles.

El lacónico Noel, que a veces agradecía en castellano, abrió pegando fuerte, rocanroleando como los Status Quo ('Holy Mountain'; recordemos que a Oasis algunos les llamaban Quoasis), pero también desviaba la atención con psicodelia y así las pandillas de ingleses hablaban más que escuchaban, a pesar de buenas canciones como 'In the Heat of the Moment' o 'Dream on'.

Pero no fue hasta que llegaron las viejas canciones de Oasis cuando la concurrencia guiri entró en contacto con lo que sucedía y se puso a corear feliz, mirando al cielo, con los brazos en alto y la mano sin soltar los vasos de bebida. Así empezaron con 'Little By Little' y culminaron en el epílogo con 'Wonderwall' (manos alzadas, móviles filmando, coros...) y con una superior 'Don't Look Back in Anger' (la mejor de la noche: esta la cantaban abrazados y con menos móviles). La única de Noel en solitario que cantó la masa fue la discotequera 'What A Life', una de las piezas más brillantes de un macroconcierto tan espeso como memorable y efectivo. De lo mejor del BBK Live.

BBK LIVE 2018