El PNV sube en votos pero necesitará apoyos para gobernar en Mungia

El PNV sube en votos pero necesitará apoyos para gobernar en Mungia

EH Bildu se confirma en segunda posición y los independientes de La Bilbaína pierden uno de sus tres concejales

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

El PNV volvió a demostrar este domingo que Mungia es uno de sus principales feudos electorales. El partido jeltzale subió en votos (casi 400 más) y en porcentaje de apoyos respecto a las elecciones de 2015. Un crecimiento que, sin embargo, tiene un cierto regusto amargo. Básicamente, porque no le sirvió para recuperar la mayoría absoluta que perdió hace cuatro años en un municipio que, en todo caso, nunca ha visto gobernar a otras siglas durante la democracia.

Los resultados son bastante similares a los de las anteriores municipales. Aunque obtuvo prácticamente 1.000 votos menos respecto a los comicios generales de hace unas semanas, el PNV volvió a conseguir 8 concejales gracias a las 3.896 papeletas que recibió este domingo. EH Bildu prácticamente calcó los registros de hace cuatro años con 2.270 sufragios que le sirvieron para mantener sus 5 ediles. También el PSE logró amarrar su representante en el Consistorio con 494 papeletas. El PP volvió a quedarse fuera del Ayuntamiento.

Las sorpresas de la jornada las protagonizaron Unidas Podemos y la agrupación de vecinos de la urbanización de La Bilbaína (Cívica Monte Berreaga). Estos últimos, que irrumpieron con fuerza en los pasados comicios, se dejaron casi 300 votos (sumado 961) y uno de sus tres representantes. Un concejal que ha ido a parar a Elkarrekin Podemos, que consigue entrar en el Ayuntamiento vizcaíno gracias a los 575 sufragios recibidos.

Como ya ocurrió en la pasada legislatura, el papel del concejal del PSE volverá a ser determinante para que el jeltzale Ager Izagirre pueda hacerse con el bastón de mando y gobernar la legislatura sin sobresaltos.