El PNV repite resultado en Basauri y los socialistas suben un concejal

Asier Iragorri ha sido el candidato más votado en Basauri./
Asier Iragorri ha sido el candidato más votado en Basauri.

Asier Iragorri, edil de Política Social en el Ayuntamiento durante los útimos años, será el futuro alcalde

LEIRE PÉREZ

El Ayuntamiento de Basauri seguirá estando gobernado por siglas nacionalistas. Los basauritarras han apostado por la continuidad y mantener en el Ejecutivo local a la formación jeltzale, que lleva el timón del municipio durante los últimos años, sin mayores sobresaltos, cuando se lo arrebató a la socialista, Loly de Juan. Asier Iragorri será de esta forma el próximo alcalde de este municipio de 40.000 habitantes y después de haber obtenido su candidatura 8.928 votos y 10 concejales. Un dato que supone 604 apoyos más que hace cuatro años para el PNV.

El bagaje que propicia el haber formado parte de un gobierno ha sido clave para que Iragorri, actual concejal de Política Social del consistorio basaurritarra, haya logrado convencer a la ciudadanía de su elección. Es más conocido y con más experiencia en la gestión local que su contrincante más directa y la única con posibilidad de gobernar, la juntera socialista Isabel Cadaval, y eso le ha valido para que el PNV haya conseguido mantener el tipo.

Este domingo en la sede jeltzale del municipio, donde se seguía atentamente el recuento y con cierto nerviosismo, el próximo alcalde de la localidad se mostraba «muy contento con los resultados». «Ha habido varias situaciones, como nuevos partidos emergentes y un cambio importante en nuestro cabeza de lista al no concurrir el actual alcalde, Andoni Busquet, pero aún así los partidos de la oposición son los que han sufrido los efectos». «Es muy positivo y estamos dispuestos a seguir trabajando por Basauri», añadió satisfechó después de un campaña electoral intensa en la que ha recorrido los barrios del municipio para ir desgranando sus propuestas.

El PSE se ha mantenido como la segunda formación más votada y el principal partido de la oposición. Ha conseguido recuperar parte del electorado, aunque todavía muy lejos de hace ocho años, cuando la formación socialista se quedó a las puertas de revalidar su triunfo por un puñado de votos contra el entonces novato Andoni Busquet.

Su candidata, Isabel Cadaval, logró este domingo 4.702 votos, 978 más que en 2015. Esto significa que el PSE gozará de cinco sillas, una más que actualmente, pero lejos todavía de recuperar los 3.000 apoyos que se perdieron hace cuatro años.

EH Bildu y su candidato Exabier Arrieta, un conocido sindicalista por su lucha en el cierre Edesa, ha aguantado el tipo y ha logrado tres concejales, o lo que es lo mismo 2.753 votos, 105 más que en la pasada legislatura. La coalición soberanista logra así recuperar el tercer puesto en la corporación municipal, aunque no ha sacado réditos de un candidato proveniente de Alternativa y menos ligado por lo tanto a la izquierda abertzale.

Podemos

La formación que peor parada ha salido con los resultados de ayer ha sido Elkarrekin Podemos-Basauri Bai. El partido vecinal decidió unirse a la formación de Pablo Iglesias, pero el acuerdo no ha sido fructífero a pesar de que manejaban unas expectativas altas.

La formación liderada por el ecologista y sindicalista Boby Galdós, a pesar de ser uno de los principales azotes del gobierno en esta lageislatura que termina, ha perdido 719 votos, quedando con 2.211 y dos concejales. Por su parte, el PP –aunque ha cosechado los votos de 423 basauritarras menos que hace cuatro años– ha podido mantener el único concejal que ostenta.

Por otro lado, poco ha incidido en los resultados la aparición de dos nuevas formaciones en el municipio, como han sido Basauri Orain y Vox, aunque han arañado algún que otro voto a las formaciones tradicionales. El partido local ha sumado 595, un número aún así insuficiente al tratarse del 2,87% del escrutinio. La formación ultraderechista ha registrado 159 papeletas y 79 Ciudadanos.