Las elecciones europeas coronan a Salvini como líder del Gobierno italiano

Matteo Salvini, durante la rueda de prensa la noche del domingo con un pequeño crucifijo en la mano./Reuters
Matteo Salvini, durante la rueda de prensa la noche del domingo con un pequeño crucifijo en la mano. / Reuters

La Liga supera el 34% mientras su socio en el Ejecutivo, el Movimiento 5 Estrellas, se queda en un mísero 17% viéndose superado por el Partido Democrático, que remonta al lograr el 22%

DARIO MENORRoma

Las elecciones europeas de este domingo le dieron la vuelta a la relación de fuerzas en la coalición de Gobierno en Italia entre la Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5E) un año después de que el pacto echara a andar. Los comicios dejan a Matteo Salvini como gran triunfador al alcanzar el 34,3% de los votos, un resultado histórico que le permite plantear una peligrosa disyuntiva para su aliado: o acepta que la iniciativa política en el Ejecutivo la lleve a partir de ahora la Liga o a los ciudadanos les tocará acudir de nuevo a las urnas. La formación ultraderechista dobló el porcentaje logrado en 2018, cuando consiguió un 17,4%.

Para el M5E, que se quedó en un 17,1% después de alcanzar en las legislativas del año pasado el 32%, las europeas suponen una abrumadora derrota. Su líder, Luigi Di Maio, ha visto cómo Salvini le comía el terreno en la coalición de Gobierno al tiempo que le abandonaba una parte del electorado de izquierdas. Algunos de esos votantes han regresado al Partido Democrático (PD), que supera al M5E como segunda formación más votada y alcanza un 22,7%. Es un buen resultado que muestra un cambio de ciclo tras las continuas derrotas de la etapa final de Matteo Renzi y refleja la cierta ilusión que despierta el nuevo secretario general del PD, Nicola Zingaretti.

La cuarta posición fue para Forza Italia (FI), la marca electoral de Silvio Berlusconi, que sigue caminando hacia la irrelevancia al quedarse en el 8,8%, más de cinco puntos menos que el año pasado. En los discretos resultados de FI pesó el hecho de contar con un líder octogenario y en horas bajas que apenas pudo participar en la campaña electoral por una operación. Por detrás de FI quedó la formación ultraderechista Hermanos de Italia con el 6,5%, dos puntos más que en 2018, y cuya candidata, Giorgia Melloni, se apresuró a ofrecerse a Salvini como socia para crear una alianza de Gobierno conservadora en Italia.

En su celebración de la victoria durante la madrugada electoral, el líder de la Liga garantizó que no pedirá más cargos o ministerios en el Ejecutivo a los «amigos» del M5E, aunque sí una aceleración en algunas de las grandes promesas electorales de su partido, como la puesta en marcha de una tasa impositiva única para todos los contribuyentes o la conclusión de las obras de la línea ferroviaria de alta velocidad entre Turín y Lyon. Salvini volvió a besar un rosario durante su comparecencia, en la que subrayó que la Liga y el M5E de forma conjunta siguen por encima del 50% de los votos, aunque es su partido el que lleva ahora la voz cantante.