Txiki Muñoz arremete contra los políticos en su 'adiós rebelde': «Sus críticas nos resbalan»

Txiki Muñoz arremete contra los políticos en su 'adiós rebelde': «Sus críticas nos resbalan»

El ya ex secretario general de ELA, que cede el testigo a Mitxel Lakuntza, ha animado a los militantes a seguir luchando por una sociedad más justa desde un sindicalismo reivindicativo y de contrapoder

PILAR ARANGUREN

El hasta ahora secretario general de ELA, Adolfo Txiki Muñoz, ha defendido esta mañana, durante la intervención de despedida tras más de diez años al frente del sindicato, la necesidad de seguir en la línea marcada en esta última década, como es la de un sindicalismo de contrapoder que defiende la soberanía «de nuestro pueblo y un modelo social alternativo desde la autonomía de una organización que no se subordina a ningún poder político ni económico», ha remarcado.

En su intervención, que lleva por título 'Un adiós rebelde', ha destacado precisamente la «decisión estratégica que adoptó el sindicato hace 43 años, donde sentó las bases de lo que es hoy el sindicato», ha recordado. Ser útil para la clase trabajadora, saber crecer no solo en lo cuantitativo sino también en posición ideológica, pegados a la realidad reforzando una identidad colectiva cohesionada y tratar de tejer alianza sindicales y sociales, que no siempre ha sido posible, son algunas de las cuestiones que, en opinión de Txiki Muñoz se han hecho bien en estos años.

Tras dar las gracias a todos los que le han rodeado durante estos años, Txiki Muñoz, que cede el testigo a Mitxel Lakuntza, ha subrayado que el relevo se da en el sindicato de forma continua porque ELA es un sindicato atractivo para la gente. También ha destacado que «somos lo que somos gracias a la militancia, porque donde han logrado domesticar al sindicalismo éste se debilita y nosotros no lo permitiremos», una frase que ha sido acogida con un gran aplauso.

«Nos resbala»

Fiel a su discurso habitual, el ya ex secretario general de ELA ha arremetido contra el poder político, al señalar que cuanto más mediocre más personaliza en sus críticas, «pero no sabe que nos resbala». Ha insistido en que quieren una sociedad disciplinada, pero que ELA no lo va a permitir. Finalmente, ha recordado a los encarcelados y exiliados de Cataluña, a los presos políticos y a los jóvenes de Alsasua encarcelados.

Tras declarar su amor a los delegados y militantes -«porque el sindicalismo es una opción de amor y verdad», ha subrayado-, Txiki Muñoz ha instado a que ELA sea cada vez más fuerte y cohesionada para poder defender a la clase trabajadora. Los más de 700 delegados congregados en el Kursaal donostiarra le han despedido con un fuerte aplauso.

Posteriormente se ha emitido un vídeo muy emotivo con algunas de las personas que estuvieron en sus inicios con el sindicalista y también con algunos de sus colaboradores actuales. Todos ellos han destacado su honestidad, convicción, sentido del humor, coherencia y credibilidad.