Un robot no puede seleccionar al personal de una empresa

Un robot no puede seleccionar al personal de una empresa

La firma de selección Robert Walters publica un informe que pone en valor el factor humano

José V. Merino
JOSÉ V. MERINO

No hay quien supere al factor humano. Lo dice el sentido común y las estadísticas. Y lo constata el reciente informe de Robert Walters 'HRTECH: Tecnología e innovación en recursos humanos', realizado con más de 400 empresas y 3.400 profesionales en España de todos los sectores. La empresa de selección Robert Walters, fundada en 1985, está presente en una treintena de países.

Pues bien, el 60% de los consultados cree que la selección de un empleado seguirá basándose en el instinto profesional más que en las evidencias estadísticas. En un momento en el que los departamentos de recursos humanos y de selección se apoyan cada vez más en soluciones tecnológicas tales como chatbots y softwares de filtrado automático de currículos, se aprecia que la inmensa mayoría de los profesionales –un 93%– estima que el contacto personal seguirá siendo esencial en una entrevista de trabajo.

Las principales conclusiones del informe son las siguientes:

9 de cada 10 profesionales considera que el contacto personal es esencial en un proceso de selección

Lo ven imprescindibl Siguiendo la misma lógica, el 84% de las empresas jamás confiaría en un software para todas las etapas que conforman el proceso, tales como la última fase de entrevista o la fase de negociación de la oferta de empleo. La automatización de las fases de cribado de currículos y contacto por email preentrevista son las únicas etapas en las cuales la tecnología tiene su acogida (38% de los profesionales)

Únicamente un 1% de los profesionales cree que una entrevista personal no aporta ningún valor al proceso de selección

Para el 74% de los encuestados el principal valor que aporta una entrevista personal es la oportunidad de mantener en una conversación distendida con el responsable de contratación.

A un 10% le ayuda a conocer el entorno, cultura y valores de la empresa contratante a través del entrevistador. Finalmente, a un 4% le permite la posibilidad de entablar una relación profesional de medio/largo plazo con el entrevistador. Un porcentaje ínfimo (1%) opina que una entrevista personal no le aporta ningún valor de cara al proceso de selección.

Solo un 7% de los profesionales acepta de manera positiva ser descartado por un software tecnológico

El 64% de los profesionales no ve adecuado que su candidatura sea descartada por un herramienta tecnológica. Solo el 7% se muestra favorable a esta metodología, ya que considera que el proceso de selección y descarte estaría basado exclusivamente en datos estadísticos. Por el contrario, un porcentaje relevante de los profesionales (74%) piensa que un software de filtrado automático podría excluir candidatos adecuados en base a su programación (ejemplo: al no haber incluido el profesional en su currículo las palabras consideradas por el programa).

El 60% de los profesionales cree que la elección de un profesional se seguirá basando en la intuición profesional más que en evidencias estadísticas

Tan solo un 9% opina que la selección de un profesional dependerá principalmente de evidencias estadísticas. 6 de cada diez opina que el instinto y experiencia previa del reclutador primará siempre sobre los datos extraídos de un software tecnológico. El 31% restante se muestra dudoso- ni de acuerdo ni en desacuerdo- ante esta disyuntiva.

7 de cada 10 profesionales considera que los datos obtenidos mediante un software no tienen sentido en sí mismos

El 81% de los profesionales piensa que los especialistas en recursos humanos son esenciales para mantener el equilibrio entre las capacidades humanas y la eficiencia de las tecnologías durante los procesos de selección. En esta misma línea, el 70% de los mismos opina que los datos extraídos de un software no tienen sentido o valor hasta que el profesional de RRHH los interpreta y los aplica a contextos únicos.

La mitad de los profesionales no se tomaría bien tener que resolver dudas básicas sobre una oferta de empleo con un chatbot

Un 53% de los profesionales no valoraría positivamente tener que solventar dudas básicas referentes a una posición (beneficios sociales, horario laboral, funciones, remuneración preestablecida, etc) con un chatbot (bot conversacional) en lugar de con una persona.

El 43% de los profesionales no daría su consentimiento para que un software analice sus redes sociales

Aunque el 80% de los profesionales se muestra afín a que un software analice su currículo, si entramos en el terreno de la verificación de las redes sociales, normalmente utilizadas para valorar el encaje del candidato con la cultura de la empresa contratante, la situación varía significativamente ya que tan sólo un 55% se sentiría cómodo dando su consentimiento para que una herramienta tecnológica rastree su huella digital en medios sociales.