Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

El banquero que escuchaba a todos

Francisco González, en una imagen tomada hace años, asu llegada al Palacio de la Moncloa para asistir a una reunión. /Daniel Ochoa
Francisco González, en una imagen tomada hace años, asu llegada al Palacio de la Moncloa para asistir a una reunión. / Daniel Ochoa

Francisco González pasa de adalid de la ética a sospechoso de un espionaje generalizado en BBVA | Visionario y lenguaraz en privado, llegó a la cúpula de la banca de la mano del Gobierno de José María Aznar

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Gran sorpresa para sus admiradores y amigos. La confirmación de las sospechas de que no era oro todo lo que relucía para sus enemigos que, como sucede con todos los grandes capitanes de empresa, son legión. Francisco González (Chantada, 1944), expresidente de BBVA desde hace apenas dos meses y que hoy ha dejado de forma temporal sus cargos en el banco, ha pasado de forma meteórica de ser el abanderado número uno de la ética en la banca a convertirse en sospechoso de actividades poco edificantes. BBVA, su banco, mantuvo contratado durante 14 años al excomisario José Manuel Villarejo para que actuase como proveedor de información, trabajos por los que la entidad financiera abonó algo más de 6 millones de euros. Hasta ahí, los hechos ya confirmados. Pero Villarejo, así figura en el sumario que instruye la Audiencia Nacional sobre sus actividades presuntamente delictivas, utilizó para ese objetivo 'armamento nuclear': miles de escuchas telefónicas a presidentes y directivos de grandes compañías y, lo más sorprendente, a ministros del Gobierno. Una bomba.