Olaizola II y Albisu, líderes en solitario

Olaizola II deja una pelota en el 'txoko' con la zurda ante la mirada de Artola./
Olaizola II deja una pelota en el 'txoko' con la zurda ante la mirada de Artola.

Suman un trabajado tercer triunfo en el Parejas frente a Artola y Mariezkurrena II en el frontón Astelena de Eibar

JUAN PABLO MARTÍN

Olaizola II y Albisu ya son líderes en solitario en el Parejas. El de Goizueta y su compañero consiguieron ayer su tercer triunfo consecutivo en otras tantas jornadas a costa de Artola y Mariezkurrena II en el frontón Astelena de Eibar. Tuvieron que sudar lo suyo porque los jóvenes plantaron cara, pero el delantero navarro sentenció el choque cuando más les hacía falta con dos ganchos de bella factura.

Fue un duelo de zagueros y ambos ofrecieron un buen nivel. El de Ataun cometió un número importante de errores pero fue el pelotari que más trabajo tuvo porque sus rivales mantuvieron la estrategia de cargar el juego atrás. Mariezkurrena pasó con nota su primer compromiso contra un pegador. Ellos fueron los protagonistas de la primera parte de la contienda cuando, todavía frescos, protagonizaron un bonito duelo que endureció el encuentro y en el que los delanteros estuvieron desactivados y bailando para tratar de ayudar a sus compañeros y de cazar alguna pelota con la que poder finalizar el tanto.

Los azules comenzaron más sólidos y llegaron a contar con una ventaja de cinco tantos, pero sus rivales reaccionaron de inmediato con una tacada de ocho tantos en la que el de Goizueta tuvo algo más de acción. La exigencia y el ritmo fueron altos, por lo que los errores superaron a los aciertos y a ambas combinaciones les costó abrir huecos en el luminoso.

Pelota más viva

La segunda mitad del partido no tuvo un dominador claro. Olaizola II y Artola entraron más en juego pero no consiguieron romper el choque. Se registraron hasta cinco empates. Los colorados encadenaron una buena racha que parecía definitiva (18-14), pero sus rivales pusieron en juego una pelota viva que les permitió devolver las tablas al luminoso en el momento justo (20-20).

Cuando todo estaba por decidir, fue el de Goizueta el que se encargó de hacerlo. Las fuerzas ya no eran las mismas y enganchó dos pelotas con el gancho imposibles de responder. Fueron más pareja que sus oponentes y prácticamente tienen la mitad del trabajo hecho de cara a la siguiente fase.

 

Fotos

Vídeos