«Aimar Olaizola es insustituible»

Albisu coloca las pelotas del partido en la caja ante la atenta mirada de Arteaga II./jesús andrade
Albisu coloca las pelotas del partido en la caja ante la atenta mirada de Arteaga II. / jesús andrade

Axier Arteaga dice estar preparado para aprovechar en Vitoria la oportunidad de sustituir al de Goizueta, al que define como «un pelotari único»

JUAN PABLO MARTÍN

Ayer se quedó solo en el frontón Ogueta de Vitoria tras la elección de material. Axier Arteaga está ante una gran oportunidad y quería marcharse de la cancha alavesa con buenas sensaciones. De la noche a la mañana ha pasado de estar jugando el Parejas de promoción al torneo más grande, en la que será su primera participación. Junto a Albisu tiene el domingo un duelo de vital importancia ante Artola y Mariezkurrena II. En caso de ganar lograría la clasificación para semifinales de su compañero y, si lo hace bien, se puede quedar para lo que resta de competición.

El lunes no le tocó entrenar físico en Beasain porque había jugado dos partidos seguidos y descansó. No estuvo presente cuando se lesionó Olaizola II. Dos días más tarde recibió la llamada del intendente, Rubén Beloki, para comunicarle que era el elegido para sustituir al de Goizueta. Fue una conversación de contrastes. Por una parte sintió «tristeza» por lo que le había ocurrido a su compañero, pero por otra «una gran alegría por la oportunidad que supone».

El de Lasarte prefiere no pensar en la responsabilidad que entraña un encuentro de estas características. «Aimar Olaizola es insustituible. Es un pelotari único. Ha sido una pena su grave lesión y quiero mandarle ánimos para que se recupere cuanto antes». Pero será el guipuzcoano quien se vista de blanco y está centrado «en jugar el mejor partido posible». Es un punto clave para ambas combinaciones y «si lo sacamos, el objetivo estará cumplido».

«Siempre hay que estar preparado lo mejor posible porque las ocasiones llegan cuando llegan»

Salir del bache

Durante los últimos meses había entrenado para que su operadora le tuviera en cuenta de cara a las suplencias en este torneo, pero la lesión de Bakaikoa hizo que entrara en el de promoción. «Siempre hay que estar preparado lo mejor posible porque las ocasiones llegan cuando llegan». Hace un mes estuvo sumido en un bache de juego, «en el que pasé malos momentos porque no tenía confianza», pero en los últimos tres partidos se ha sentido mejor. «Creo que le estoy dando la vuelta».

El pasado verano jugó con Albisu el torneo de San Fermín y el de Bilbao, por lo que se conocen bien. «Siempre he dicho que juego muy a gusto con él porque es un gran zaguero». Su empresa solo le ha dicho que tiene que estar en la cancha el domingo y luego se verá, pero es consciente de que, si brilla en el Ogueta, tiene opciones de seguir. «Está en mis manos hacer bien las cosas».

«Con la grave lesión del delantero navarro pierde el campeonato y el espectáculo»

El que será su rival en los cuadros de la verdad, Iñaki Artola, coincide en que con la grave lesión de Olaizola II «pierde el campeonato y el espectáculo», aunque con la presencia de Arteaga II la dificultad del choque «no cambia». «Es un pelotari peligroso, por lo que nuestra idea de partido se mantendrá», explica.

El de Alegia admite que a estas alturas del campeonato se nota más la presión durante la semana porque los puntos son más decisivos. «Estamos por encima del objetivo marcado en un inicio y todavía dependemos de nosotros, por lo que no conviene darle muchas vueltas a la clasificación», se sincera.

La mala suerte persigue a Albisu en el Parejas

Ayer lo recordaba resignado. «Es la tercera vez». Jon Ander Albisu se refería al número de ocasiones en las que sus delanteros han sufrido graves lesiones en el Parejas. La de más infausto recuerdo fue la final de 2013 en la que Pablo Berasaluze se rompió el tendón de Aquiles y el título fue para Irujo y Zabaleta. Hace dos años Artola sufrió una luxación de grado dos en el hombro izquierdo al inicio de la liguilla de cuartos y el zaguero de Ataun tuvo que jugar el resto con Víctor. «El lunes me llevé un gran disgusto al ver lo que le ocurrió a Olaizola. Que se lesione el mejor de la historia en un campeonato es un palo para todos», admitió.

Desde el domingo su rol en la pareja cambiará y será él quien tenga que llevar el peso de la combinación por experiencia y pegada. «Intentaré dominar para que Arteaga pueda entrar de aire y termine. A ver si sacamos el punto, nos tranquilizamos y miramos a semifinales».