«No nos hemos visto inferiores a ningún equipo»

«No nos hemos visto inferiores a ningún equipo»
F. Romero

El capitán blanquiazul, Ekaitz Molina, se lamenta porque «en general, los detalles no nos han acompañado» esta temporada

FERNANDO ROMERODurango

La Cultural de Durango, tras ganar cuatro de sus cinco partidos durante el mes de marzo, logró dar un tremendo arreón que le dio una vida extra en la lucha por eludir el descenso. Sin embargo, los tres últimos resultados han vuelto a condenar a los blanquiazules al fondo de la clasificación, con opciones remotas de cara a salvar la categoría que pasan por ganar los tres partidos que restan y que el Real Unión pierda todo. Esa sería la única forma de alcanzar el play-out, meta máxima que podría alcanzar el conjunto de Igor Núñez. Lejos de caer en el desánimo, la plantilla blanquiazul mantiene la fe en el 'milagro', aunque son conscientes de que es casi un imposible. «Nosotros vamos a hacer nuestro trabajo y, luego, lo que tenga que ser, será», señala el capitán, Ekaitz Molina.

- Dos derrotas y un empate en las últimas tres jornadas han dado al traste con la buena racha del equipo y complicado su futuro. ¿Cómo está el vestuario?

- Se ha desinflado un poco la ilusión que había después de esa buena racha que habíamos enlazado. Veníamos de partidos en los que estaban acompañado los resultados. Pero en el duelo contra la Gimnástica se nos vino todo un poco abajo. Fue un partido un poco loco (4-4) en el que, al final, el empate no nos valía ni a unos ni a otros. Ahí, parte de las opciones quedaron enterradas. Y ya, con la derrota del otro día, se ha puesto más difícil todavía.

- Es algo que les ha sucedido toda la temporada, no han tenido esa continuidad que les permitiera salir de esa zona caliente.

- Después del arreón que conseguimos dar con las victorias ante Langreo, Sporting B... se veía que todavía quedaban partidos y que la suerte estaba cambiando. Pero luego vinieron los golpes de Calahorra, Tudela… y vimos que esa suerte todavía no acababa de llegar. Son detalles que han marcado toda la temporada. En todos los partidos ha habido algo. En alguno nos ha podido sonreír pero, en general, los detalles no nos han acompañado. Han sido errores puntuales, tanto en defensa como en ataque, y eso es lo que te da y te quita puntos. Desde el principio, sabíamos que íbamos a estar ahí. Pero hay que quedarse con lo positivo. Y todavía no se ha acabado, aunque sabemos que está muy difícil.

- Habla de quedarse con lo positivo. ¿Qué es lo que destacaría de esta temporada?

- Yo creo que el equipo ha respondido muy bien, no creo que la gente esperase que lo hiciéramos así. El equipo ha sabido sobreponerse y yo creo que lo hemos hecho muy bien. No hemos sido un equipo fácil de ganar. Al principio, lógicamente, teníamos un poco de miedo pero, en ese sentido, yo creo que el equipo ha dado la cara en todo momento. Todos los equipos nos han mostrado respeto, nos han elogiado la forma de jugar.

- El estilo de juego ha sido una seña de identidad irrenunciable todo el año, eso es algo que tenían claro desde el inicio.

- Sí. Con sus riesgos o beneficios, pero es nuestro estilo y lo hemos defendido bien. Era lo principal y lo que teníamos más claro, que el estilo tenía que seguir siendo así. La directiva también lo entendía así. Cuando no han acompañado los resultados, Igor (Núñez) ha sentido tanto el respaldo de ellos como el nuestro. Eso, en los tiempos que corren, también es difícil.

- En muchos partidos, la Cultural ha sido superior, pero al final se ha quedado sin premio por detalles. Al menos, es la sensación que da desde fuera.

- La parte más negativa, sin duda, han sido los resultados, porque no veías que eras inferior a los rivales, pero te veías ahí abajo en la clasificación. La liga es una competición muy regular y, si hemos estado ahí, será porque no lo hemos hecho del todo bien. Pero empiezas a rebobinar... y ves partidos que se han ido por detalles. Que no habiendo sido inferior, te has ido sin nada. Y te acuerdas de ellos y piensas que podías tener 10 puntos más. Pero al final… son las cuentas de la lechera. Y esa es una espinita que se nos puede quedar clavada porque no nos hemos visto inferiores a ningún equipo, y al final hemos estado ahí abajo todo el año.

- Todavía quedan tres partidos y, aunque las opciones son mínimas, como suele decirse, mientras hay vida hay esperanza, ¿no?

- Quedan esos tres partidos y nosotros vamos a seguir luchando, eso lo tenemos todos claro. Está casi para acabar, pero todavía no ha acabado. Hay que pelear. Y si sale bien, pues mucho mejor. Pero si sale mal, que es lo más lógico, también vamos a pelear hasta el final. Ante el Leioa, nosotros vamos a hacer nuestro partido. Y lo que tenga que ser, será.