Enric Mas vive una «fiesta diaria» y sigue la huella de Contador

Enric Mas, durante la etapa de este viernes./Efe
Enric Mas, durante la etapa de este viernes. / Efe

Es líder entre los jóvenes, un maillot que antes lograron el madrileño, Sevilla, Mancebo, Martín y Heredia

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

Al equipo Deceuninck se le va a terminar el champán. Julian Alaphilippe es el líder del Tour y Enric Mas, cuarto en la general, es el mejor joven. Maillot blanco. «Cada cena es una fiesta. Hacemos bromas sobre las posibilidades de ganar la carrera, y mira cómo estamos», apunta el corredor mallorquín en la meta de Pau. Ha terminado noveno la contrarreloj, a 58 segundos de Alaphilippe y a 44 de Geraint Thomas. «Estoy muy contento. Thomas ganó el año pasado el Tour y yo soy un debutante», compara.

Pese a estar radiante, no cae en la euforia. «Dije que mi objetivo era terminar entre los diez primeros y lo mantengo. Lo que se gana un día se puede perder al siguiente». Tiene 24 años y voz de veterano. «Se están cumpliendo las previsiones que teníamos en el equipo», señala.

Confía en Alaphilippe. «Es un genio. Es impresionante lo que está haciendo», alaba. A Enric Mas le tocará ayudarle y, si puede, defender el maillot de mejor joven frente a rivales como Egan Bernal. El primer español que llegó a París de blanco fue Enrique Martínez Heredia, en 1976. Luego lo lograron Antonio Martín (1993), Francisco Mancebo (2000), Óscar Sevilla (2002) y, el último, Alberto Contador (2007). El madrileño siempre dice que Mas es su heredero. De momento, pisa su huella.