Mundial de China 2019

Rendidos ante la gesta de España

Rudy Fernández, capitán de España, cuelga la medalla al rey Felipe./EFE
Rudy Fernández, capitán de España, cuelga la medalla al rey Felipe. / EFE

Los héroes de Pekín festejaron con la afición el título mundial tras ser recibidos por los Reyes y por Pedro Sánchez, que agradeció las palabras de Ricky Rubio

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

«Esta Copa del Mundo asegura algo que para nosotros es muy importante, que es el relevo generacional. Hemos vivido épocas doradas y, ahora, con jugadores que se mantienen todavía y jugadores nuevos que llegan a la selección, el resultado sigue siendo la excelencia y el título del mundo», se congratuló este lunes el presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), Jorge Garbajosa, en el Palacio de la Moncloa, donde los héroes de Pekín fueron recibidos por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, después de la audiencia en Zarzuela con los Reyes. «El honor es nuestro. Gracias de corazón por llevar los colores de España a lo más alto», proclamó Pedro Sánchez ante los flamantes campeones mundiales, tras recordar los «testimonios conmovedores» de jugadores que tras la conquista del título recordaron a sus seres queridos «para homenajearles».

«Me gustó mucho lo que comentó Ricky, que dijo que esperaba que este título inspiraba a la ciudadanía, que el deporte ayuda a sobrellevar situaciones muy difíciles y complejas», recordó el presidente del Gobierno. «Me hizo ilusión ver que en Orihuela, donde muchos vecinos han sufrido la gota fría y las riadas, muchos dejasen la limpieza y fueran a disfrutar del baloncesto. Lo que dijiste llegó a mucha gente, sobre todo a quienes sufren las consecuencias de la gota fría en España», le dijo Pedro Sánchez al MVP del Mundial de China. «El honor es nuestro. Os doy las gracias, a Sergio (Scariolo), al extraordinario entrenador que tenemos y a la federación. ¡Gracias, campeones!», concluyó el jefe en funciones del Ejecutivo, tras un breve discurso, ya que destacó que «hay mucha gente en Colón».

Como reconoció Juancho Hernangómez, «todo ha sido un poco rápido», ya que la selección llegó tarde a sus visitas institucionales. «Esperamos no tirar la copa por el autobús, pero no prometemos nada», lanzó entre risas el jugador de los Denver Nuggets antes de que el equipo nacional iniciase su rúa en autocar descapotable por el centro de Madrid, con el lema «Gracias afición» y con destino en la Plaza de Colón. «Queremos venir a verte muchas veces más. Desearnos suerte antes de irnos lo agradecemos aún más. Por eso, estababos especialmente interesados en traer una copa que es muy especial, en un campeonato en el que no partíamos como favoritos, con lo cual sabe mejor, con un esfuerzo de jugadores y cuerpo técnico que sólo apreciamos quienes convivimos con ellos», le dijo Garbajosa a Pedro Sánchez ya pasadas ya las nueve de la noche.

Las dos horas de retraso con las que aterrizó en el aeropuerto de Barajas el avión procedente de Pekín trastocó los planes de la selección, la agenda de las visitas institucionales y la fiesta de celebración con los aficionados. Los campeones del mundo tenían previsto llegar a Madrid a las 15:50 horas, pero no lo hicieron hasta las seis menos cuarto de la tarde, cuando el avión de Iberia fue recibido con un arco de agua. El capitán del equipo nacional, Rudy Fernández, fue el primero en bajar por la escalera, con el trofeo ganado por la campeona en sus manos, junto al seleccionador, Sergio Scariolo, y a Jorge Garbajosa, que al igual que el escolta balear del Real Madrid y que Marc Gasol, también conquistó el título mundial en 2006 en Japón.

Todos los jugadores de la selección llevaban sus medallas de oro colgadas al cuello, entonces con el mediano de los Gasol al frente del grupo, por delante de Pau Ribas, Ricky Rubio y el propio Rudy, que ante los medios gráficos y televisiones y personal del aeropuerto madrileño levantó sonriente la copa, antes de que el equipo se dirigiese a la terminal para cambiarse de ropa y pasar el control de pasaportes, mientras recogían el equipaje. Los campeones estuvieron durante más de un hora en la terminal, por lo que hasta las siete y cuarto no partió de Barajas el autocar cubierto, camino del Zarzuela, donde ya esperaban los Reyes.

En esos momentos ya se había anunciado que la selección española sería recibida en Moncloa por Pedro Sánchez, no a las seis y media de la tarde, como estaba previsto desde el domingo, sino «a partir de las 20:30 horas», antes de la fiesta de celebración con los aficionados en Colón. Allí, decenas de aficionados esperaban a la selección desde incluso las seis de la tarde. A las ocho, el lugar habitual de celebración de los éxitos de la selección de fútbol ya estaba prácticamente lleno, con seguidores procedentes de todas las partes del país que abarrotaban la Plaza de Colón, mientras el rey Felipe y la reina Letizia iniciaban entonces su audiencia oficial en Zarzuela. Durante la recepción, el monarca fue sorprendido al ser obsequiado con una réplica de la medalla de oro mundialista que le colgó del cuello Rudy Fernández.

«Lo que habéis demostrado no es sólo deportivo, sino de valores humanos muy positivos para la sociedad en situaciones complejas. Eso deja un poso muy importante en la sociedad, y hay una continuidad. Hay futuro», les dijo Felipe VI a los campeones, agradeciendo «el esfuerzo a todos los que están y no están aquí pero que han jugado» para conseguir la clasificación de España para el Mundial. «Nos hacéis sentir muy orgullosos, con todo el país detrás», proclamó el rey.

Más información