«La realidad del deporte femenino sigue siendo la de la lucha continua contra las dificultades»

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Sandra Sánchez, Marisol Casado, Alhambra Nievas y María Teixidor./EFE
De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Sandra Sánchez, Marisol Casado, Alhambra Nievas y María Teixidor. / EFE

Sandra Sánchez, Marisol Casado, Alhambra Nievas y María Teixidor responden con motivo del Día de la Mujer a cuatro preguntas sobre los retos pendientes en la lucha por la igualdad en el ámbito deportivo

NATALIA ARRIAGA y LUCÍA SANTIAGO

Sandra Sánchez, campeona mundial de kárate; Marisol Casado, presidenta de la Unión Internacional de Triatlón y miembro del COI; Alhambra Nievas, elegida en 2016 mejor árbitra de rugby del mundo; y María Teixidor, directiva del FC Barcelona, responsable del fútbol femenino y presidenta del Grupo Edelmira Calvetó, responden con motivo del Día de la Mujer a cuatro preguntas sobre los retos pendientes en la lucha por la igualdad en el ámbito deportivo.

¿Cuál es la principal necesidad que, desde su experiencia, tiene en 2019 el deporte femenino?

Sandra Sánchez

Impulsar la práctica deportiva tanto en edad escolar como en la edad adulta, tratando de mejorar la igualdad en la sociedad a través del deporte. También hay que mejorar la Ley del Deporte, lograr la igualdad salarial y de oportunidades y mejorar el trato al deporte en los medios de comunicación.

Marisol Casado

No me resulta fácil contestar esta pregunta. En los últimos años hemos avanzado mucho en los temas de participación de mujeres en el deporte, en derecho a participar, pero no termina de explotar. Supongo que faltan referentes, ya que hasta ahora no se han visibilizado, para las niñas y jóvenes.

Alhambra Nievas

Es difícil elegir solo una. En el deporte base aún queda camino para facilitar la práctica deportiva de niñas en deportes minoritarios, así como aumentar el número de entrenadoras, juezas/árbitras y puestos directos en clubes y federaciones.

Este último punto también es aplicable al deporte de alto nivel, más mujeres en toma de decisiones y en todos los estamentos, referentes muy necesarios. También es necesario regular un marco profesional legal para las deportistas, técnicas y árbitras, así como facilitar la inserción laboral una vez que finalizan sus carreras deportivas. La actual situación es muy pobre y en muchos casos acaba con la retirada temprana por no ser sostenible, o por decidir ser madre y no estar respaldadas por un contrato laboral.

María Teixidor

La realidad del deporte femenino sigue siendo la de la lucha continua contra las dificultades. Necesita el pleno reconocimiento institucional y social para desarrollarse en igualdad. Desde el FC Barcelona llevamos años trabajando en esta línea. En el año 2011 el club creó el Grup Edelmira Calvetó, en honor a la primera mujer que adquirió la condición de socia del club, con el objetivo de impulsar la presencia de la mujer en el club, promover la visibilidad de nuestras deportistas y la participación de las socias en la vida de la entidad.

Pero hay otros hechos concretos que certifican este compromiso. Por ejemplo, nuestra apuesta por profesionalizar nuestro primer equipo femino de fútbol en la temporada 15/16; la primera gira mixta de la historia de los clubes; o el acuerdo de patrocinio con Stanley como primer patrocinador propio de la camiseta del Barça Femenino a partir de esta temporada, una apuesta clara para intentar reducir las diferencias con respecto a las disciplinas masculinas.

¿Se puede hablar aún de discriminación o trato desigual respecto al deporte masculino? Si es así, ¿en qué se traduce? ¿Algún caso que le haya afectado personalmente?

Sandra Sánchez

Es fácil. Hay que mirar los números, no es una cuestión de opinión: a igual número de medallas, el tiempo en medios de comunicación es notablemente menor para las chicas. En numerosos deportes, a pesar de igual participación y asistencia de público, los premios son menores.

En kárate, a pesar de que el número de participantes es igualado, se mantienen los equipos masculinos con cinco participantes y los femeninos con tres, sin ninguna explicación razonable hoy día

Marisol Casado

Sí, todavía sí. Pero se mueve a buen ritmo. Hablo de participación. Ahora bien, en el caso del liderazgo va demasiado lento y somos demasiado pocas para «tirar del carro». Todavía las deportistas de alto nivel, las que pudieran tener cierto tirón mediático, no se han acercado al liderazgo. Como mucho llegan a puestos que no necesitan pasar por elecciones. Es un buen paso, pero para hacer fuerza se necesita estar arriba del todo.

Alhambra Nievas

Evidentemente existe desigualdad. Aunque se haya avanzado en algunos puntos, sigue existiendo una clara diferencia por ejemplo en la visibilidad y el enfoque sexista que algunos medios siguen dando a la mujer dentro del mundo del deporte. También en el apoyo desde medios comunicación, instituciones, clubes, federaciones, empresas, y en el marco laboral de la deportista.

En general, hay poca pro-actividad a la hora de generar oportunidades para el desarrollo de las mujeres en determinados puestos como entrenadoras, árbitras y directivas.

He tenido muy pocos casos de discriminación por ser mujer, muy aislados. Comentarios mediocres en los que se me atacaba solo por el hecho de ser mujer y desarrollar la labor arbitral. Tengo una experiencia fundamente positiva, me he sentido muy respetada y valorada en mi ámbito como deportista.

María Teixidor

Por desgracia existen todavía muchos casos de trato desigual evidente respecto al deporte masculino. Desde un punto de vista individual, las retribuciones y los premios para las mujeres son menores y a nivel estructural falta profesionalizar más las ligas femeninas y darles mucha mayor visibilidad en los medios. Esta desigualdad no se corresponde luego con los muy buenos resultados que obtienen las deportistas mujeres. Basta revisar las últimas ediciones de los Juegos Olímpicos, por ejemplo.

Mencione alguna medida concreta que se pueda acometer a corto plazo para mejorar la situación o la visibilidad del deporte femenino

Sandra Sánchez

Hay una implicación de empresas privadas como Iberdrola por apostar por el deporte femenino, se está estudiando la Ley del Deporte y los medios de comunicación son una baza muy importante.

El deporte es un instrumento socializador, que puede servir de herramienta para luchar contra los estereotipos. Por eso la aparición en los medios crea una cadena que aumenta aficionados y practicantes y con ello los patrocinios. Todo está relacionado.

Marisol Casado

Con el fútbol femenino estamos viendo una buena respuesta. Debemos estudiarla bien. Muy importante la concienciación de los medios de comunicación.

Alhambra Nievas

Hay que fomentar la practica deportiva con grupos mixtos de niños y niñas hasta ciertas edades en las escuelas deportivas, para desarrollar y favorecer un ambiente de igualdad natural en el ámbito deportivo.

Es necesario además aumentar la formación de entrenadoras, árbitras, técnicas, con planes específicos desde los clubes y federaciones. Y hace falta una regularización por parte de las instituciones del marco laboral de las deportistas profesionales, teniendo en cuenta factores como la maternidad, tal y como se hace en otros ámbitos laborales.

María Teixidor

Necesitamos una acción coordinada de todos los actores en escena porque ninguna medida por sí sola va a provocar un cambio radical de la noche a la mañana. No obstante, creo que hay una responsabilidad de los poderes públicos y de las instancias federativas de actuar por la igualdad. Y esto se traduce en destinar idénticos recursos al deporte masculino y al femenino, en establecer la igualdad de retribuciones en las selecciones nacionales y la igualdad en los premios por la consecución de títulos, entre otras medidas.

Si estas acciones se promuevan y emprendan desde estas instancias suponen un mensaje potente de sensibilización y de apuesta por la sociedad igualitaria que nos merecemos.

En el FC Barcelona tenemos algunos ejemplos de esta apuesta por la igualdad y la visibilidad. Uno es la Gira por Estados Unidos del año pasado en la que por primera vez en la historia un club de fútbol hizo una gira conjunta con su primer equipo masculino y su primer equipo femenino. Otro ejemplo es el lanzamiento a principios de este año de la primera campaña 'dual gender', por parte de Nike, de un nuevo modelo de botas en la que la protagonista femenina es Alexia Putellas. Este lanzamiento tuvo exactamente la misma visibilidad y promoción que la campaña protagonizada por un futbolista masculino, Harry Kane.

¿Cree que España está mejor, igual o peor que otros países de su entorno?

Sandra Sánchez

Depende con qué países se compare, pero no se trata de comparar si estamos peor o conformarnos porque estemos mejor. Se trata de conseguir una igualdad y una equidad que merecemos.

Marisol Casado

Me atrevería a decir que un poquito mejor. Lo cual no quiere decir que piense que estamos bien.

Alhambra Nievas

Estamos mejor que algunos y peor que otros. El rugby está creciendo en España y se está mejorando el marco de los deportistas profesionales, pero seguimos teniendo mucho margen de mejora y sobre todo en determinados estamentos que están a la cola de prioridades. Por ejemplo, conozco el caso de una compañera árbitra en Australia, con un contrato profesional con su federación desde hace unos 3 años. Ha sido madre, tuvo su tiempo de baja y derechos como si fuera cualquier otro trabajo, incorporándose a su actividad de forma natural. Ha habido casos similares de jugadoras australianas de alto rendimiento, con un trato igualitario y consistente al que ha recibido la compañera árbitra. La federación reconoce que ambas son deportistas con los mismos derechos, aunque desarrollen roles diferentes dentro de las competiciones.

María Teixidor

Creo que estamos ante un problema global que es un fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos. Todavía nos queda un largo camino por recorrer y hay que hacerlo con paso firme hacia la igualdad porque sólo las sociedades más equilibradas en su diversidad nos darán las herramientas para enfrentarnos a los retos de un presente tan complejo como el que vivimos.