LAS IRANÍES SALTAN AL RING

Mujeres como la boxeadora Sadaf Khadem son el ejemplo de que las iraníes reclaman su espacio en el deporte

Khadem fue la primera mujer iraní en participar en un combate oficial gracias a la Federación francesa de boxeo. /GEORGES GOBET (AFP)
Khadem fue la primera mujer iraní en participar en un combate oficial gracias a la Federación francesa de boxeo. / GEORGES GOBET (AFP)
María Tato
MARÍA TATO

Sorprende la evolución e involución que estamos viendo en los últimos años en Irán. Sorprende que es de los países donde más mujeres con altos estudios universitarios hay que en paralelo se dicten actualmente normas que restringen su acceso a la universidad.

Sorprende que el actual presidente, Hasan Rohaní, ganase las elecciones con eslóganes como que las mujeres tienen las mismas oportunidades que los hombres. Y sorprende aún más cuando no se les permite practicar deporte en igualdad de condiciones.

Más información

    Claro que hay un antes y un después, pero claro que me da muchísima pena que Sadaf Khadem, la primera boxeadora iraní en luchar sobre un ring, haya tenido que hacerlo fuera de su país a riesgo de poner su vida en peligro y sin poder desarrollarse allí lo suficiente y viendo el efecto que ello conlleva.

    No podemos olvidar que es un país en el que las mujeres tienen totalmente limitados sus derechos. Aparentemente, de puertas a dentro son parecidos aunque el Código Civil no les reconoce absolutamente casi ninguno porque el jefe de familia siempre es el hombre.

    Fijaros que todavía hay sanciones por el uso incorrecto de la hiyab. ¿Qué es un uso incorrecto? ¿Qué se vea una muñeca, que se vea el cabello? Eso se limita hoy por hoy. Ver una mujer con ropa de deporte en un ring, peleando por otra en igualdad de condiciones, es un orgullo para todas nosotras. Claro que hace historia. Ojalá no sea un hecho aislado y ojalá pueda hacer en su país y enorgullecer a todas las mujeres y hombres que quieren ver un deporte de calidad como es el boxeo.