Fútbol sala

El Bilbo busca respaldo económico para jugar en Primera

Las integrantes del equipo bilbaíno celebrando el ascenso antes de abandonar Canarias. /BILBO
Las integrantes del equipo bilbaíno celebrando el ascenso antes de abandonar Canarias.  / BILBO

El club, recién ascendido a la máxima categoría, hace un llamamiento a las empresas para poder completar 120.000 euros de presupuesto 

J. A. PÉREZ CAPETILLO

El Bilbo Fútbol Sala Femenino logró el ascenso a Primera el pasado sábado 8 de junio en Gran Canaria. Pero su mejor gol lo debe marcar ahora en los despachos tras el éxito deportivo. Así, desde el club se realiza un llamamiento a las empresas para asumir un posible patrocinio del club tras la consecución del salto a la Primera División Nacional de fútbol sala femenino. La entidad rojilla necesita completar un presupuesto de 120.000 euros, por lo que conseguir la aparición de nuevos sponsors se considera vital. 

Su aportación es necesaria como soporte económico para así, junto a las ayudas actuales, poder afrontar este nuevo reto de la mejor manera. La idea inicial de la entidad bilbaína es inscribir a su equipo en la Primera División femenina para garantizar su presencia en esta competición así como la de sus filiales en las competiciones territoriales. Sin embargo, desde la junta directiva son conscientes de que el hecho de poder participar en Primera queda condicionado a la aparición de sponsors, en cuyo caso contrario cabría la posibilidad de tener que retirarse de la competición. 

Teniendo en cuenta que el plazo límite para hacer efectiva la inscripción y el pago de la fianza es el cercano 28 de junio, el club se encuentra ante una carrera contrarreloj y frente a una necesidad fundamental en el devenir de los acontecimientos.

Más garantías

El Bilbo Fútbol Sala entrenado por José Andréz Muñoz logró frente al Telde el ansiado ascenso a la máxima categoría que ya había visitado en la temporada 2014-15. Un paso efímero que ahora desde el club se espera más duradero, pero para poner unos cimientos sólidos, el Bilbo necesita crecer en presupuesto hacer frente a los grandes equipos que militan en Primera, así como los desplazamientos de deberán afrontar. 

La pasada temporada Atlético Navalcarnero fue el campeón, igualado a puntos con el Burela gallego. Se trata de una competición de 16 equipos entre los que a partir del próximo curso estará, si todo llega a buen puerto, un Bilbo Fútbol Sala cuyo principal objetivo deberá ser escapar de esas tres últimas plazas que suponen el descenso a Segunda División.