al día y al límite

Para lograr ir al Europeo de Jiu-Jitsu, donde regresé con el bronce, puse huchas para recaudar fondos. Mantener tu sueño sin ahogarte es casi imposible

Naiomi Matthews, el día que quedó subcampeona del mundo en la categoría de Grappling-gi.its./
Naiomi Matthews, el día que quedó subcampeona del mundo en la categoría de Grappling-gi.its.
Naiomi Matthews
NAIOMI MATTHEWSGetxo

A la vuelta de los campeonatos la gente me pregunta cuál es mi próximo objetivo. Es muy difícil contestar a eso. Y me explico. En el jiu jitsu brasileño o grappling hay varias federaciones, por lo tanto, a lo largo del año se celebran muchas competiciones. En una temporada se celebran cuatro europeos y cuatro mundiales, además de los campeonatos nacionales, open, pan americanos, grand slam… A excepción de dos, del resto me hago cargo de los gastos personalmente. Esto hace que sin patrocinio o ayudas económicas sea muy difícil poder participar en todos.

Así que todo depende de si consigo ahorrar el dinero suficiente para la cita más próxima a la que me gustaría asistir y si no es posible lo guardo para la siguiente. Aun así es complicado, de vez en cuando surge algún seminario o camp de entrenamiento al que debo ir para seguir mejorando técnicamente. Así que vivo al día y al límite.

«¿Cómo lo haces?» esa es otra de las preguntas a las que me enfrento frecuentemente. La verdad es que ni yo misma lo sé, mi cuenta corriente se ve en números rojos a menudo, pero de momento consigo salir del paso; siempre hay algún amigo o hermano que me ayuda de una manera u otra. Mi familia y mis compañeros y amigos son lo más valioso que tengo, porque sin ellos me habría dado por vencida hace tiempo.

Este año he ideado una forma de recaudar dinero para poder ir al Europeo de la IBJJF (International Brazilian Jiu Jitsu Federation) que se celebra en enero en Lisboa. En esta ocasión, tenía más dificultades para pagar el campeonato; recientemente tuve que arreglar el coche, el cual necesito para poder compaginar entrenamientos y trabajo. Así que tras recibir varias negativas de ayuda por parte de algunas empresas, decidí lograr ayuda económica de otra forma, poniendo huchas en algunos lugares como El Hoyo 19, bar del que soy asidua porque está al lado de Riders Fight Club, donde entreno todos los días. Si no hubiese sido por los vecinos del Antiguo Golf de Gobela, me habría sido imposible conseguir el bronce el pasado 20 de Enero, ya que gracias a su aportación pude pagar la inscripción y parte del vuelo.

Mantener el sueño sin ahogarte es una tarea ardua, casi imposible, si no tienes apoyo económico, así que es importante encontrar algún patrocinador que confíe en tu trabajo y colabore para poder alcanzar todas tus aspiraciones

 

Fotos

Vídeos