El Guggenheim acogerá la muestra 'De Van Gogh a Picasso. El legado Thannhauser'

'Guitarra, vaso y compotero sobre buffet'. Obra de Georges Braque/
'Guitarra, vaso y compotero sobre buffet'. Obra de Georges Braque

La exposición, que estará abierta desde el 21 de septiembre, incluye cerca de 50 obras de Paul Cézanne, Edgar Degas, Édouard Manet, Pablo Picasso y Vincent van Gogh

EUROPA PRESS

El Museo Guggenheim Bilbao acogerá del próximo 21 de septiembre al 24 de marzo de 2019 la muestra 'De Van Gogh a Picasso. El legado Thannhauser', comisariada por Megan Fontanella y procedente de la Colección Thannhauser de la Solomon R. Guggenheim Foundation.

Según ha informado la Fundación BBVA, patrocinadora en exclusiva de la exposición, el legado Thannhauser presenta casi cincuenta obras de grandes figuras del impresionismo y del posimpresionismo, así como de los primeros maestros modernos como Paul Cézanne, Edgar Degas, Édouard Manet, Pablo Picasso y Vincent van Gogh.

La exposición permitirá ver por primera vez fuera de Nueva York la mayoría de las obras de la célebre Colección Thannhauser, donada hace más de 50 años a la Solomon R. Guggenheim Foundation. Esta Colección es un conjunto de obras de arte de los siglos XIX y comienzos del XX que fueron legadas a la Solomon R. Guggenheim Foundation por Justin K. y Hilde Thannhauser. Justin K. Thannhauser era el hijo del marchante de arte judío alemán Heinrich Thannhauser, quien fundó la Moderne Galerie en Múnich en 1909.

Información relacionada

Esta presentación histórica de la Colección Thannhauser en el Museo Guggenheim Bilbao no solo recorrerá el desarrollo del arte moderno a finales del siglo XIX y principios del XX, sino que pondrá de relieve el «inquebrantable apoyo hacia el arte experimental de la familia Thannhauser», han destacado desde la Fundación BBVA.

Picasso

La muestra dedica una sala del museo bilbaíno a Pablo Picasso, quien en 1900 llegó a la ciudad de París, el centro internacional del mundo del arte, para la Feria Mundial.

Le Moulin de la Galette (1900), la pintura más importante que ejecutó en sus dos meses de estancia, refleja la fascinación del joven Picasso por la decadencia y glamour chabacano de la vida nocturna parisina. Su estilo rápidamente evoluciona desde un mayor naturalismo a su melancólico período azul, seguido del período rosa, antes de que Picasso, junto con Georges Braque, desarrolle las formas facetadas y los espacios aplanados propios del Cubismo.

Este movimiento artístico se despliega en los cruciales años de 1907 a 1914 y está considerado como uno de los más innovadores e influyentes estilos artísticos del siglo XX. Ya en la década de 1930, con un Picasso consagrado cuya práctica artística continúa evolucionando, los coleccionistas por lo general tenían pocas alternativas y debían acudir a los marchantes o al mercado secundario para adquirir sus obras.