40 años sin Jean Seberg, la actriz maldita

Jean Seberg triunfó en el cine estadounidense y europeo, aunque su vida estuvo dominada por la depresión y la locura./
Jean Seberg triunfó en el cine estadounidense y europeo, aunque su vida estuvo dominada por la depresión y la locura.

La actriz icono de la Nouvelle Vague murió el 30 de agosto de 1979 en su octavo intento de suicidio tras una vida marcada por la desgracia y el compromiso político

Boquerini .
BOQUERINI .

Estos días se presenta en el Festival de Venecia 'Seberg', una mirada a la protagonista de 'Buenos días tristeza' y 'Al final de la escapada', cuando fue investigada por el FBI por su posicionamiento a favor del movimiento de los derechos civiles en Estados Unidos en los años 60. El biopic está protagonizado por Kristen Stewart como la mítica actriz. Además este 30 de agosto se han cumplido 40 años de su trágica desaparición poco antes de cumplir 41 años, cuando se había convertido en un 'juguete roto'.

Jean Dorothy Seberg, icono de la Nouvelle Vague francesa, nació un 13 de noviembre de 1938 en Marshalltown, en el estado de Iowa, hija de un farmacéutico y una maestra. Su deseo desde muy pequeña fue ser actriz de cine. Estudió en la Universidad de Iowa y pronto consiguió el papel protagonista de la película 'Juana de Arco', dirigida por Otto Preminger en 1957, tras salir triunfadora entre las 18.000 candidatas que se presentaron para las pruebas. A continuación, Preminger, muy satisfecho con el resultado la propuso para su siguiente filme, 'Buenos días, tristeza', adaptación de la exitosa novela de Françoise Sagan. Tampoco lo tuvo fácil, pues para el personaje también se postulaba Audrey Hepburn, pero el candor mostrado por Seberg derrotó a la Hepburn y se hizo con el personaje.

Un año después protagonizó junto a Jean-Paul Belmondo en Francia 'Al final de la escapada' ('À bout de souffle'), de Jean-Luc Godard, uno de los hitos de la Nouvelle Vague, que la convirtió en una actriz muy conocida en Europa. Su imagen repartiendo periódicos por los parisinos Campos Elíseos alteró para siempre el lenguaje cinematográfico y también su vida. No tuvo la misma suerte en los Estados Unidos, por lo que siguió trabajando en Europa. Hizo numerosas películas, algunas de ellas con los mejores directores, pero con éxito variable.

Seberg permaneció unos meses más en Europa aprovechando su popularidad para trabajar, sobre todo en Francia. En 1964 regresa a Estados Unidos para rodar junto a Warren Beatty 'Lilith', una tierna historia romántica que provocó que también ella cayera en las garras del actor. Este regreso a Estados Unidos definió su posición política. Se mostró simpatizante de los Panteras Negras, lo que provocó que corriese el bulo (difundido por el FBI) que estaba embarazada de su líder. También se mostró muy activa participando en las marchas a favor de los derechos civiles de la población negra, lo que provocó que fuese investigada de nuevo. Estos incidentes le sumieron en profundas depresiones que acabarían con su vida.

Jean Seberg, inolvidable como vendedora del 'New York Herald Tribune' en los Campos Elíseos junto a Jean-Paul Belmondo en 'Al final de la escapada'; con Clint Eastwood en 'La leyenda de la ciudad sin nombre' y en su rol de Juana de Arco a las órdenes de Otto Preminger.

Trabajando entre Europa y América, protagoniza películas como 'A escape libre' (1964), de Jean Becker, 'Un loco maravilloso' (1966), de Irvin Kershner, 'La ruta de Corinto' (1967), de Claude Chabrol, 'Péndulo', de George Shaefer, 'Aeropuerto' (1970), de George Seaton, 'Macho Callahan' (1970), Bernard L. Kowalski, 'El atentado' (1972), de Yves Boisset, o 'La corrupción de Chris Miller' (1972), que rodó en España a las órdenes de Juan Antonio Bardem. Sin embargo entre todas estas destaca 'La leyenda de la ciudad sin nombre', un western musical de Joshua Logan que rodó junto a Clint Eastwood y Lee Marvin. En él, Seberg cantaba un par de canciones, pero para su estreno español fueron suprimidas, no por cuestiones censoras sino porque al distribuidor hispano le pareció que alargaban innecesariamente el metraje.

Seberg estuvo casada en cuatro ocasiones. Sus tres primeros matrimonios terminaron en divorcio. Tuvo tres hijos de distintos maridos, dos de los cuales murieron al poco de nacer. Cada vez que se cumplían los aniversarios de sus muertes, Seberg entra en profundas depresiones y se intentaba suicidar, provocando un desequilibrio cada vez mayor. François Truffaut la quiso como protagonista de 'La noche americana', pero según contaría posteriormente el director, Seberg nunca le devolvió sus llamadas. Era ya un juguete roto.

Uno de sus biógrafos, Alain Absire, quien recapituló la vida de la actriz coincidiendo con el 25 aniversario de su desaparición, defendió que «para entender el destino de Jean Seberg hay que referirse a la época en la que vivió, donde reinaba un idealismo que era además militante, con grandes dosis de valentía y también de ingenuidad». Y es que Seberg formaba parte de una generación de actrices que, influenciadas por sus parejas sentimentales o por sus 'pigmaliones' cinematográficos, desarrollaron un acusado activismo político.

Entre ellas Vanessa Redgrave o Jane Fonda, mujeres de enorme fuerza vital y con un cinismo «que quizá a Seberg le faltaba», opina Absire, cuya publicación a punto estuvo de ser secuestrada antes de ver la luz a petición del hijo de la intérprete estadounidense. El director español Ricardo Franco, que según contó mantuvo una relación imposible con la actriz, aseguró que la que sería su película póstuma, 'Lágrimas negras', de 1999, estaba inspirada en esa relación con Seberg.

Jean Seberg falleció en su octava tentativa de suicidio, se cree que un 30 de agosto de 1979, en París, por una sobredosis de barbitúricos, aunque su cadáver, en el asiento trasero de su automóvil, no sería encontrado hasta el 8 de septiembre. Su tumba se encuentra en el exclusivo cementerio parisino de Montparnase y en ella nunca faltan flores. La actriz estadounidense huía así de una década dominada por la depresión y la locura. De todas formas, las circunstancias que rodean su muerte siguen siendo un misterio nunca aclarado satisfactoriamente. Seberg fue siempre una persona más frágil y vulnerable de lo que aparentaba. Siempre llevó consigo que su hija Nana muriese a los dos días de nacer, y nunca se recuperó del golpe. A los 16 meses se suicidó también su cuarto marido, el escritor Romain Gary, dejando al hijo que tuvo con la actriz (el tercero de ella y el único que sobrevivió), huérfano antes de cumplir la mayoría de edad.

En 1983 en el Royal National Theatre de Londres se estrenó un musical sobre su vida, titulado simplemente 'Jean Seberg'. Estaba escrito por Julian Barry, con música de Marvin Hamlisch y letra de Christopher Adler. Ahora Venecia estrena 'Seberg', dirigida por Benedict Andrews con Kristen Stewart, Jack O'Connell, Vince Vaughn, Stephen Root, Zazie Beetz, Margaret Qualley, Anthony Mackie, Colm Meaney, Jade Pettyjohn, James Jordan, Ser'Darius William Blain y Robin Thomas en el reparto. El guion, firmado por Joe Shrapnel y Anna Waterhouse, se centra en el agente del FBI que recibió la orden de investigar a Jean Seberg por su relación con los Panteras Negras y su posicionamiento a favor del movimiento por los derechos civiles a finales de la década de los años 60 en Los Ángeles.