Seis mujeres creadoras abren una tienda en el Casco Viejo «con todo hecho a mano»

Seis mujeres creadoras abren una tienda en el Casco Viejo «con todo hecho a mano»

Estas emprendedoras salen de sus talleres para establecerse en un comercio de la calle Carnicería Vieja, donde venden y dan visibilidad a sus artículos

Virginia Melchor
VIRGINIA MELCHOR

Son seis mujeres creadoras que han querido salir de sus talleres para abrir una tienda en la que dar a conocer sus diseños. Desde que el pasado mes de abril viesen el local en alquiler, no han parado de trabajar -«muchos días seguidos y comiendo de tupper»- hasta dejarlo a su gusto. «Todo lo que ves, lo hemos hecho nosotras», cuentan orgullosas. Desde comprar la madera, hasta montar las estanterías o construir un probador plegable. «Nos hemos currado un espacio lleno de detalles, hecho con mucho cariño, poco dinero y a tope de imaginación», aseguran.

Ni siquiera hace falta entrar para descubrir que es su proyecto más personal. En el escaparate de Lotune, unión en euskera, destaca el retrato en blanco y negro de cada una de ellas. Y encima, una pequeña muestra de sus artículos hechos a mano: un juguete fabricado por Elena y Rosalía, un bolso confeccionado por Susana, una joya creada por Olaia y un cojunto de ropa infantil diseñado por Eva y Aida.

Ya en el interior, el cliente descubre un espacio con alma en el que se respira unión, talento y ganas por demostrar que ellas lo valen. Y sus creaciones, también. En Bizkaia Dmoda visitamos este nuevo comercio de la calle Carnicería Vieja para presentaros hasta seis valientes emprendedoras:

Elena Murillo y Rosalía Fernández - Palopalú «Estamos un poco atacadas, pero es un subidón»

Elena Murillo y Rosalía Fernández son las benjaminas del grupo. Estas dos licenciadas en Bellas Artes de 29 años, que se hicieron amigas en la universidad, se embarcaron hace tres años en un mismo proyecto: su firma Palopalú. Hoy diseñan y fabrican objetos de decoración y juguetes de madera que son auténticas piezas artísticas. «Estos últimos no tienen género y dan lugar a un juego libre para potenciar la creatividad de los más pequeños. Para nosotras es importante educar en valores y, además, como son juguetes de calidad fomentamos un consumo responsable», cuentan. Diseños originales y de edición limitada - también se pueden personalizar- para que los niños exploren, creen y dejen volar su imaginación mientras se divierten.

Los puzzles personalizados y de madera que crean Elena y Rosalía.
Los puzzles personalizados y de madera que crean Elena y Rosalía.

Venden sus creaciones a través de su página web y distribuyen a otros comercios, pero es la primera vez que abren una tienda «a pie de calle en la que poder estar en contacto con la gente». «Estamos un poco atacadas, pero es un subidón dar a conocer así nuestro proyecto y, además, como nos vamos a turnar entre todas, tendremos tiempo para encerrarnos en nuestro taller y seguir produciendo».

Susana - Con S de Su «Es la última oportunidad para seguir con mi firma»

Susana creó hace cuatro años la firma de complementos Con S de Su. Desde entonces, confecciona bolsos y mochilas de edición limitada que destacan por su original diseño, pero, sobre todo, por lo poco que pesan. «Me encanta mezclar colores y texturas diferentes, procurando siempre que los tejidos sean ligeros», asegura. Cose los bolsos uno a uno en su taller y lo hace con tanto cariño que los bautiza con un nombre diferente, aunque el más especial es Conchita, que se llama así en honor a su abuela.

También para ella es la primera vez que cuenta con una tienda propia para dar a conocer sus creaciones. Y no puede disimular las ganas y la ilusión que tiene por que todo salga bien. De hecho, cree que este año «va a ser decisivo». «Todo este tiempo he tenido que pelear duro para sacar la firma adelante. Así que me lo tomo como la última oportunidad para seguir con ella, si la tienda no funciona no volveré a coser más y me dedicaré a otra cosa». Y tras esta declaración de intenciones, suelta en un alarde de optimismo: «aunque en realidad creo que va a tener una gran aceptación». Lo suyo es Con S de Su, pero no solo Su de Susana, también de Su...peración.

Eva Esteban y Aida Sánchez - Lágrimas de cocodrilo «Haber montado la tienda entre cuatro firmas nos permite conciliar»

Eva Esteban y Aida Sánchez unieron hace dos años su experiencia en moda e ilustración para crear la firma de ropa infantil Lágrimas de cocodrilo. Diseñan divertidas prendas unisex y llenas de detalles, con ilustraciones propias, para que los niños vayan a la última. También han querido hacer «un guiño a los adultos» al lazar una colección de camisetas y sudaderas para toda la familia.

Además de emprendedoras son madres, así que la idea de abrir una tienda junto a otras tres firmas les pareció una «gran oportunidad», porque tendrán tiempo para «conciliar y producir». «Solas no nos hubieramos animado, pero de esta forma podemos estar con nuestros hijos y meter horas en el taller.» Otro motivo por el que dieron el paso es la «buena ubicación» de la tienda, en la calle Carnicería Vieja, «que tiene un sabor diferente, con comercios bonitos, sin franquicias, y muy buen rollo entre los comerciantes». ¿Ilusionadas? «Mucho, en apenas dos meses hemos llenado de arte y diseño un local que estaba vacío. De nuestras cabezas y manos ha fluído el trabajo duro y la coordinación de un modo increíble».

Olaia Fernández -Kiribiltxo «Estoy súper orgullosa del trabajo que hemos hecho»

Olaia Fernández concibe en su taller de Solokoetxe joyas diferentes y únicas que se alejan del concepto tradicional. A esta licenciada en Bellas Artes de 39 años le gusta experimentar con distintos materiales, como la plata, el latón o el aluminio, para crear piezas especiales que ponen en valor nuestro pasado industrial. «Es un proceso creativo en el que me dejo llevar por lo que me va pidiendo cada joya».

«Estoy atacada, pero súper contenta y orgullosa del trabajo que hemos hecho», confiesa horas antes de la inauguración de Lotune, que tuvo lugar el pasado miércoles. Olaia reconoce que con un hijo de tres años, «tiene que estar a todo», pero confía en que las seis juntas conseguirán sacar su tienda adelante. «Cada una tenemos nuestros puntos fuertes y nos aportamos mucho las unas a las otras».