El conductor del autobús pudo quedarse dormido al volante, según las primeras investigaciones

En el accidente han fallecido trece mujeres./
En el accidente han fallecido trece mujeres.

Una bilbaína ha resultado ilesa en el accidente que se ha cobrado la vida de trece estudiantes extranjeras de Erasmus que regresaban a Barcelona tras disfrutar de las Fallas en Valencia. El siniestro se ha producido en Tarragona y han resultado heridas una treintena de personas

CRISTIAN REINO Y ELCORREO.COMbarcelona

Trece jóvenes extranjeras han fallecido esta mañana en un trágico suceso en Tarragona. El autobús en el que volvían a Barcelona, donde estaban disfrutando de una beca Erasmus, ha chocado contra un vehículo en la AP-7 a la altura de la localidad de Freginals. En el autocar viajaban 61 personas que habían ido a Valencia para disfrutar de las Fallas. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado que el siniestro se ha producido debido a «un factor humano». El conductor ha dado negativo en los controles de alcohol y drogas y las primeras investigaciones apuntan a que se pudo quedar dormido al volante. Según apunta 'La Vanguardia', mañana declara como imputado ante el juez. En el autobús viajaba también una joven de Bilbao que ha resultado ilesa.

La bilbaína, cuya identidad aún se desconoce, se encuentra en el hotel situado en el centro de Tortosa y que se ha convertido en el centro de operaciones. La mujer trabaja en Barcelona y no ha sufrido ningún rasguño. Tras prestar declaración ante el juez, la joven trata de recuperarse del shock. Su colaboración será de vital importancia a la hora de identificar los trece cadáveres, una prioridad ahora según fuentes del Interior.

En el siniestro, además de las trece estudiantes de distintas nacionalidades que han fallecido como consecuencia del siniestro, alrededor de treinta personas han resultado heridas. En estos momentos hay 23 personas hospitalizadas que se encuentran en centros de Amposta, Reus, Tortosa, Vinarós o Tarragona. El juzgado número 3 de Amposta, que se ha hecho cargo de la investigación, habla de nueve personas heridas graves y 35 heridas leves. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado que se teme por la vida de una persona.

El ministro de Interior, Jorge Fernández, ha confirmado desde el lugar del siniestro que se están llevando a cabo las tareas de identificación y contacto con las familias, y a partir de ahí comenzará el procedimiento de repatriación, que «se inicia ahora y probablemente durará días». Los forenses ya han llevado a cabo 9 de las 13 autopsias previstas y prevé finalizar esta misma noche con el resto.

Según ha informado la Conselleria de Justicia de la Generalitat, el resultado de estos exámenes se cruzará con la información médica que aporten las familias de las víctimas mortales. De esta manera, el Instituto de Medicina Legal y Forense podrá determinar la identidad de los cadáveres. Para recoger la información, los forenses y los Mossos se entrevistarán con las familias de las víctimas a medida que lleguen a Tortosa (Tarragona). Los cuerpos se podrán entregar a las familias cuando estén identificados y la juez lo haya autorizado.

Según ha informado el Ejecutivo catalán, en el autobús siniestrado viajaban estudiantes de Perú, Bulgaria, Polonia, Irlanda, Palestina, Japón, Ucrania, la República Checa, Nueva Zelanda, el Reino Unido, Italia, Hungría, Alemania, Suecia, Noruega y Suiza.

El tacógrafo del autobús siniestrado «estaba en regla», según fuentes de Interior. El responsable de la seguridad de la Generalitat ha precisado que el accidente se ha producido sobre las 6 de la mañana, y según ha relatado, el autobús circulaba por el carril derecho, cuando habría tocado con las protecciones laterales de la autopista, lo que ha llevado al conductor a dar un volantazo, «con tanta fuerza», que el vehículo se ha desplazado hasta el sentido contrario de la vía, ha volcado y se ha quedado en dirección sur, cuando viajaba hacia el norte. En ese momento, ha chocado con un coche, cuyos ocupantes han resultado heridos y están hospitalizados.

El autobús formaba parte de un convoy de cinco autocares de estudiantes que habían viajado a Valencia desde Barcelona. Los otros cuatro han llegado sin ningún problema. Sobre las causas, el consejero de Interior ha descartado que la causa del accidente sea que el lugar es un punto negro de siniestros, como han insinuado alcaldes de la zona, y ha apuntado al factor «humano» como posible factor determinante, extremo que ha confirmado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Todo hace indicar que el conductor ha perdido el control del vehículo. «Analizaremos qué ha pasado», ha afirmado.