Un mando de la Ertzaintza, multado por aparcar el coche oficial en una plaza de minusválidos

Un mando de la Ertzaintza, multado por aparcar el coche oficial en una plaza de minusválidos

La infracción se produjo un sábado, cuando el uso de estos vehículos solo se permite entre semana. Mientras unos consideran que es un plus que compensa su completa disponibilidad, otros lo consideran un "abuso"

DAVID S. OLABARRI

Un suboficial de la Ertzaintza fue multado por la Policía Municipal de Leioa a finales del pasado año por aparcar con su coche oficial en una plaza de minusválidos. Se da la circunstancia de que la infracción se produjo un sábado, cuando en teoría los mandos policiales solo pueden utilizar los coches sin distintivos de la Policía vasca estando de servicio. Como norma general, de lunes a viernes.

El uso de los coches oficiales es un asunto muy polémico en la Ertzaintza. El sindicato Sipe decidió judicializarlo al considerar que muchos mandos "abusan" de estos pluses mientras que los agentes de base sufren -a su juicio- serias dificultades para cobrar "gastos reales derivados del servicio". Muchos mandos insisten en que estos pluses deben existir mientras el Ejecutivo autonómico mantenga "restringido el derecho a destino" entre la jefatura e insisten en que son una forma de compensar su "alta movilidad laboral" y su disponibilidad durante las 24 horas del día.

Hasta el pasado diciembre los miembros de las escalas ejecutiva y superior de la Ertzaintza podían elegir entre percibir dietas de kilometraje (0,29 euros por km) o conducir uno de los coches sin distintivos de la organización. Esta atribución se basa en el decreto de indemnizaciones aprobado en enero de 2012 por el anterior Departamento de Interior, dirigido por el PSE. Esta disposición fue aprobada con el objetivo de definir las circunstancias en las que se deben pagar las dietas, en términos generales, para el conjunto del colectivo. El Ejecutivo autonómico destinó casi un millón de euros en 2013 y 784.000 euros en 2012 a sufragar estos gastos extraordinarios, que también incluyen las dietas de manutención.

Sin embargo, el propio Departamento de Seguridad decidió que, a partir de ahora, se dejarán de pagar las dietas por kilometraje y los mandos deberán utilizar de lunes a viernes, como norma general, los coches sin distintivos, siempre y cuando "haya vehículos disponibles" en la unidad. En caso de que no hubiese un coche oficial a su disposición, los alrededor de 140 jefes afectados seguirán recibiendo compensaciones económicas por las distancias que recorran con sus automóviles particulares.

Según las fuentes consultadas, en el caso del suboficial la multa le fue impuesta en Leioa un sábado a la mañana, cuando el calendario de trabajo de su unidad es de lunes a viernes. Al parecer, según apuntan algunos medios, el ertzaina presentó dos días después un pliego de descargo en la policía municipal argumentando que estaba de servicio con un Citroën C-4 en el momento de los hechos. Sin embargo, al cabo de unos días decidió desistir del recurso y abonar la sanción. Se da la circunstancia de que este mando fue uno de los ertzainas que fue cambiado de unidad por la consejería de Seguridad por su implicación en el 'caso Cabacas'. De hecho, fue uno de los funcionarios que fue puesto en el punto de mira al filtrarse unas grabaciones entre la comisaría y las furgonetas que acudieron al callejón de María Díaz de Haro.