Detenido un baracaldés de 63 años por arrojar salchichas envenenadas en un bidegorri

Se trata de un punto muy céntrico y frecuentado./S. Llamas
Se trata de un punto muy céntrico y frecuentado. / S. Llamas

La Policía Local sorprendió esta madrugada al varón, vecino de la localidad, mientras arrojaba salchichas y otros alimentos en la zona, tras las denuncias de varios propietarios de mascotas en las últimas semanas

SERGIO LLAMASBarakaldo

La Policía Local de Barakaldo detuvo esta pasada medianoche a un vecino del municipio de 63 años como presunto responsable de la comida envenenada que ha venido apareciendo en el entorno del bidegorri Dolores Ibarruri, y de la que venían alertando durante las últimas semanas los propietarios de mascotas. Un dispositivo formado por agentes de paisano identificó al sospechoso, con «actitud nerviosa» y que caminaba por la zona arrojando restos de comida de una riñonera. «Al intuir que estaba siendo perseguido por agentes de la policía ha salido a la carrera», ha explicado este jueves el concejal de Seguridad Ciudadana, David Solla. El hombre ya ha pasado a disposición judicial.

«Suponemos que se le tipificará en el juzgado como un delito de maltrato animal», ha señalado la alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, quien ha asegurado que se actuará «de manera rápida y con mano dura contra quienes se les ocurra hacer una barbaridad de este tipo en nuestras calles». La regidora también ha agradecido la colaboración ciudadana. Fueron dos denuncias de particulares las que pusieron sobre aviso a la Policía Local.

El hombre detenido esta madrugada, a las 0.05 horas, portaba también una mochila en la que guardaba tres bolsas de comida con salchichas, carne para animales domésticos y pienso, así como arroz. Durante su huida, el presunto autor de los hechos se habría detenido un momento para arrojar al suelo varios comprimidos de medicamentos, que posteriormente fueron recogidos por los agentes. «Se le ha informado de que se procederá al análisis de la comida, por si pudiera presentar restos de sustancias tóxicas», ha añadido Solla.

Sin intoxicaciones

La alcaldesa ha apuntado que también se analizarán los comprimidos localizados para ver si se corresponden con las muestras que los particulares habían acercado previamente hasta la comisaría, cuando denunciaron los hechos. En el Consistorio señalaron que no tienen constancia de que estos hechos hayan ocasionado por el momento la intoxicación de ningún animal, lo que atribuyeron también al civismo de los ciudadanos que retiraron la comida para entregarla a los agentes.

El pasado viernes Protección Civil de Barakaldo difundió una alerta en las redes sociales en la que se hacía eco de varias advertencias particulares que apuntaban a la presencia de trozos de salchichas con pastillas en su interior en el bidegorri Dolores Ibarruri. Se trata de un punto céntrico muy utilizado por los vecinos para pasear a sus perros, así como un lugar en el que es frecuente la presencia de gatos. «Resulta muy difícil comprender qué se le puede pasar a alguien por la cabeza para dejar comida envenenada que supone un riesgo gravísimo para las mascotas, y que también puede suponer indirectamente un riesgo para cualquier niño que pueda cogerlo», se ha lamentado Del Campo.

La regidora ha recordado las iniciativas puestas en marcha para mejorar la convivencia en el municipio, como la apertura de txakurgunes o el programa Barakaldo City Dog. En el marco de este último, en las próximas semanas se anunciarán diferentes acciones que incluirán asesoramiento a los propietarios de canes sobre cómo actuar si los animales sufren daños por la presencia de este tipo de trampas y para educarles a que no coman cosas de la calle.