Una inmobiliaria eslovaca puja fuerte y se hace con el Max Center de Barakaldo

Los nuevos dueños tomarán el control del centro previsiblemente a finales del próximo octubre./FERNANDO GÓMEZ
Los nuevos dueños tomarán el control del centro previsiblemente a finales del próximo octubre. / FERNANDO GÓMEZ

Impone su oferta y desembolsa casi 525 millones de euros por las instalaciones de Kareaga y otros dos macrocentros de Santander y Zaragoza

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Con apenas una semana de diferencia, dos de los principales iconos comerciales de Bizkaia están a punto de ultimar la venta de sus respectivos inmuebles. Si El Corte Inglés traspasará en breve el número 20 de la Gran Vía bilbaína al fondo Corpfin Capital Real Estate por 38 millones de euros, Max Center cambiará de manos tan pronto como la compañía eslovaca J&T Real Estate, que proyecta su desembarco inmediato en España, deposite un cheque por valor de casi 525 millones de euros. La operación no sólo incluye el complejo comercial de Barakaldo.

Las instalaciones de Kareaga, con una superficie aproximada de 60.000 metros cuadrados, forman parte de un destacado paquete inmobiliario que incorpora otros dos patrimonios: el complejo santanderino Valle Real y el Gran Casa de Zaragoza. La operación cuenta con el beneplácito de todas las partes implicadas. Las negociaciones se encuentran «tan avanzadas», según distintos expertos financieros, que la inmobiliaria de Bratislava ya ha puesto fecha a la toma de control de la gran superficie promovida originariamente por el consorcio formado por Lagun Aro Inmuebles y Eroski. Previsiblemente, se encargará de su explotación desde finales de octubre.

Max Center, que se encuentra a la venta desde hace meses, como adelantó este periódico el pasado febrero, pertenece a la multinacional portuguesa Sonae Sierra. Inaugurado en 1994 y ampliado en 2002 con el edificio anexo Max Ocio, fue el segundo complejo que se levantó en Bizkaia tras la apertura del Bilbondo de Basauri. A diferencia de El Corte Inglés, que busca liquidez para reducir su volumen de deuda, los actuales propietarios pretenden reforzar su cartera financiera con la enajenación de estos tres activos para afrontar distintos proyectos en otros puntos de España.

En su contexto

1994
Max Center echó a andar ese año. Fue el segundo macrocentro que se levantó en Bizkaia.
Ampliación
Ocho años después de su apertura, las instalaciones de Barakaldo ampliaron su superficie, hasta alcanzar los 60.000 metros cuadrados actuales.
68
tiendas de ropa de mujer, hombre y niño. El centro de Kareaga dispone además de 12 restaurantes y tres hipermercados.
Tecnología
Juega un papel clave en la actividad del centro, con el funcionamiento de 10 establecimientos especializados en telecomunicaciones e informática.

Controlada por Hugh Grosvenor, duque de Westminster -el hombre más rico de Reino Unido-, la compañía se distingue por consolidar su expansión comercial, sin dejar de tantear en ningún momento el mercado inmobiliario mediante la obtención de grandes plusvalías.

Buenas ventas

El tirón de Max Center le había colocado desde hace tiempo en el punto de mira de algunos de los fondos de inversión más importantes de Europa. De hecho, todas las previsiones apuntaban a que pasaría a formar parte de la corporación alemana ECE. Sin embargo, será finalmente la inmobiliaria de Bratislava, fundada hace 21 años y con más de 300 empleados en nómina repartidos por cinco países, la que tome definitivamente el control tras imponerse en la puja.

Un sector en constante agitación

Los cambios en los grandes centros comerciales son continuos. Si el Bilbondo de Basauri cambió de manos en 2015 por cuarta vez en sus 25 años de historia tras comprarlo un fondo inversor de Estados Unidos, meses después el segundo operador europeo de centros 'outlet' tomó el control de Megapark por 170 millones. El centro acomete este verano la primera reforma desde su apertura en 2004, presupuestada en seis millones, para darle un aspecto más moderno. Mientras, el fondo alemán Deka, dueño de Ballonti, sigue buscando un comprador dispuesto a desembolsar 150 millones por unas instalaciones que en 2017 recibieron la visita de 6 millones de clientes. Zubiarte ha convertido a Media Markt en su principal motor comercial y Artea ha visto cómo el cambio de exhibidor cinematográfico trasladó la inquietud a sus asociados durante el cierre temporal de las salas.

En principio, Sonae no tenía ningún interés en desprenderse de las instalaciones de Barakaldo dada la buena marcha comercial de las mismas, pero finalmente se ha visto abocado a dar este paso presionado por su socio, CBRE Global Investors. Tras la venta, los actuales propietarios mantendrán una participación accionarial cercana al 10%. Aunque fuentes consultadas por este periódico han evitado concretar por separado el valor de cada uno de los tres complejos que incluyen el lote, Max Center representa la joya de la corona. Por una razón fundamental: sus ventas, según los expertos, han crecido en los últimos años por encima de la media española. La excelente respuesta de los clientes llevó a los gestores a invertir 3,5 millones de euros en la modernización de la cubierta de la mayor zona de ocio y restauración de Bizkaia. A esta obra siguió el asfaltado de la superficie, así como una mejora en la iluminación y seguridad del parking.

Ante la competencia de los cercanos Megapark y Ballonti (Portugalete), Max Center ha optado por reforzar la oferta comercial con la incorporación de nuevas marcas, como Indie&Soul, San Carlos, Trendie, Loop&Coffe, Pablosky y Burger King. En línea con los cambios registrados en los últimos meses en otros macrocomplejos, el cambio de propiedad no afectará lo más mínimo a la actividad comercial de un centro que ha roto un récord que parecía imbatible hasta hace muy poco. El pago de los 525 millones supera los 520 en que se vendió el Xanadú de Madrid.

 

Fotos

Vídeos