Investigan la extraña muerte de un lince durante una cacería en Ciudad Real

Reintroducción del lince en el campo. /
Reintroducción del lince en el campo.

El animal había sido reintroducido en la naturaleza el pasado verano

J. V. MUÑOZ-LACUNATOLEDO

En España quedan pocos linces y la reproducción de los ejemplares de esta especie en peligro de extinción resulta complicada. Si a esto se añade que algunos son atropellados en las carreteras y otros mueren accidentalmente en cacerías, la recuperación de este felino ibérico parece imposible. Eso es lo que ha ocurrido en una finca de Almuradiel (Ciudad Real) donde 'Kenitra', un lince que fue reintroducido en la naturaleza el pasado verano, ha muerto por un disparo accidental al ser confundido con un zorro.

'Kenitra' tenía un año y siete meses de edad y fue abatido esta semana durante una cacería de zorros, "una modalidad muy peligrosa porque moviliza a muchas personas y armas en la zona y donde es fácil que se dispare sin haber identificado bien el objetivo", según Miguel Ángel Hernández, portavoz de Ecologistas en Acción en Castilla-La Mancha.

La Consejería de Agricultura de esta comunidad ha confirmado este viernes la apertura de una investigación y la personación de la Junta de Castilla-La Mancha como acusación particular en el caso. "Lo que ha ocurrido es tremendamente desgraciado y desafortunado pero es uno de los peligros que tiene el programa de reintroducción del lince", ha indicado Javier Gómez Elvira, director general de Montes y Espacios Naturales de esta región.

Los ecologistas, por su parte, lamentan que la muerte de este lince haya ocurrido "a poca distancia del lugar donde están soltándose linces dentro del programa de reintroducción, es decir, con conocimiento de la Consejería".

La muerte de 'Kenitra' también ha movilizado a la Federación de Caza y a la Asociación de Propietarios de Cotos de Castilla-La Mancha, que han pedido no demonizar a los cazadores por este suceso. Según Juan de Dios García, presidente de los cazadores, "este fatal accidente debe servir para concienciar más a los cazadores y para que se extremen las precauciones en el ejercicio de la actividad cinegética, especialmente en las zonas de reintroducción del lince".