Todos los presidentes autonómicos, menos Urkullu y Mas, asisten a la firma de la abdicación

El presidente de la Xunta de Galicia habla con el del Principado de Asturias, en presencia del de Cantabria. /
El presidente de la Xunta de Galicia habla con el del Principado de Asturias, en presencia del de Cantabria.

El lehendakari y el presidente de la Generalitat catalana sí estarán mañana en el Congreso de los Diputados para la proclamación de Felipe VI por las Cortes Generales

EFEMADRID

Todos los presidentes autonómicos, entre ellos el de La Rioja, Pedro Sanz, y con las excepciones del lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, han asistido al acto de la firma de la abdicación del Rey Juan Carlos en el Palacio Real.

Los presidentes autonómicos, representantes ordinarios del Estado en sus respectivos territorios, y los de las ciudades autónomas de Ceuta y de Melilla estaban entre los más de 150 invitados al acto de sanción de la abdicación de don Juan Carlos en el Salón de Columnas del Palacio Real. Los únicos ausentes, Urkullu y Mas sí asistirán mañana en el Congreso de los Diputados a la proclamación de Felipe VI por las Cortes Generales.

En el lateral izquierdo de la sala, detrás de la mesa donde el Rey ha firmado la abdicación y a unos pasos de la bandera nacional y la europea, estaban ubicadas las enseñas de todas las comunidades autónomas, así como de las ciudades autónomas de Ceuta y de Melilla. El orden de las banderas reproducía el de la aprobación de los estatutos de autonomía, con la de Euskadi en primer lugar, seguida por las de Cataluña, Galicia y Andalucía.

Prolongado aplauso

El Rey ha sellado la firma de su propia abdicación en el Palacio Real con un efusivo abrazo al Príncipe de Asturias, a quien ha cedido a continuación su sitio como gesto simbólico del traspaso de la Corona a su hijo, que se convertirá esta medianoche en Felipe VI. El símbolo del relevo ha quedado reforzado unos instantes después, cuando don Juan Carlos ha llamado a sus nietas para darles un beso: en primer lugar a Leonor, la futura Princesa de Asturias, y a continuación a su hermana, la infanta Sofía.

Ha sido nada más sancionar con su firma la ley orgánica de abdicación cuando el Rey se ha dirigido al lugar que ocupaba al inicio del acto y, tras besar a la Reina Sofía y abrazar a su hijo, le ha cedido la silla que ocupaba.

Mientras tanto, los más de 150 asistentes al acto, entre los que se encuentra el Gobierno en pleno y representantes de todas las instituciones del Estado, han brindado un prolongado aplauso a don Juan Carlos, que ha agradecido con gestos contenidos y visiblemente emocionado.

Además de doña Sofía, don Felipe y la futura reina Letizia, han asistido a este acto las infantas Pilar y Margarita, hermanas de don Juan Carlos, así como el rey Constantino de Grecia y la princesa Irene de Grecia.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, y el lehendakari, Íñigo Urkullu, son los únicos presidentes autonómicos ausentes de esta ceremonia, en la que el subsecretario del Ministerio de la Presidencia, Jaime Pérez Renovales, ha dado lectura a la ley antes de ser sancionada por el Rey y refrendada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.