Reabre el Westgate de Nairobi dos años después del atentado en el que murieron 67 personas

Varias personas acceden al centro comercial Westgate, en Nairobi./
Varias personas acceden al centro comercial Westgate, en Nairobi.

Nada recuerda a los cientos de visitantes el baño de sangre cometido el 21 de septiembre de 2013 por islamistas somalíes shebab, aliados a Al Qaida, contra este centro comercial

COLPISA / AFPnairobi

Con los ojos brillantes bajo un pañuelo rosa, Shukri, de 7 años, descubre las tiendas de Westgate. El centro comercial más chic de Nairobi ha reabierto sus puertas este sábado, casi dos años después del ataque sangriento de un comando islamista.

Nada recuerda a los cientos de visitantes el baño de sangre cometido el 21 de septiembre de 2013 por islamistas somalíes shebab, aliados a Al Qaida, contra este centro comercial. Ni himno nacional ni oraciones por las 67 víctimas y los cientos de heridos en un país en el que ninguna ceremonia se salta estos dos pasos.

Tras el simple corte de una cinta roja frente a cientos de periodistas kenianos y extranjeros y unos cuantos aplausos, los clientes han comenzado a entrar en el edificio después de haber pasado por el único control de seguridad instalado en la entrada.

Familias kenianas adineradas, mujeres vestidas con saris llamativos y sijs con turbantes de la clase media de Nairobi se paseaban por las zapaterías y las joyerías antes de comerse una pizza o unos sushis en la segunda planta.

Superviviente de la masacre

Herido en una pierna en los primeros minutos del ataque, Ben Mulla se considera un "superviviente". "Podemos demostrarle al mundo que el terrorismo no podrá abatirnos", afirma Mulla, de 34 años, antes de contar su experiencia.

"Había ido para un almuerzo de negocios. El tiroteo era intenso, me escondí detrás de unas plantas. Vi a cuatro terroristas. Me dispararon, una bala rebotó en la pared y alcanzó mi pierna. Mataron a un guardia justo delante de mí", señala.

El gobernador de la capital, Evans Kidero, ha acudido a la inauguración para acompañar al jefe de la cadena de supermercados Nakumatt. Nairobi "es el lugar de moda" y la ciudad "se está volviendo más segura", ha señalado.

Los cuatro atacantes armados con kalashnikovs entraron sin dificultad en el aparcamiento del centro matando a bocajarro a los guardias de seguridad y disparando a sangre fría contra hombres, mujeres y niños. Un traumatismo agravado por la incapacidad de las autoridades para poner fin a ese asedio en pleno corazón de la capital que al final duró casi cuatro días.