Remedios Zafra: «Es difícil mantener el entusiasmo cuando se encandenan trabajos precarios»

La escritora Remedios Zafra participa en un encuentro en Montehermoso. /IGNACIO PÉREZ
La escritora Remedios Zafra participa en un encuentro en Montehermoso. / IGNACIO PÉREZ

La escritora y pensadora, premio Anagrama de ensayo por 'El entusiasmo', participa este viernes 14 de julio en un encuentro sobre literatura en Montehermoso

Ramón Albertus
RAMÓN ALBERTUS

De mileurista como condena a aspiración. De encadenar trabajos temporales y jornadas parciales a realizar prácticas con el fin de ganar experiencia. Tras las prácticas, una beca. Tras la beca, ¿otra beca? ¿otro contrato temporal? Vuelta a la casilla de inicio. Para muchos jóvenes, el horizonte es tan difuso que ni se plantean comprar una vivienda ni formar una familia. Basta con llegar a fin de mes o, al menos, acercarse. Al precariado, esa clase social caracterizada por firmar un contrato inestable tras otro, se le ha cantado y escrito, pero no desaparece.

En el ensayo 'El entusiasmo', la profesora de Arte en la Universidad de Sevilla, Remedios Zafra (Córdoba, 1973), ahonda en la inestabilidad de los trabajos creativos. La autora participa este viernes en el ciclo 'Deshilar' que se celebra en Montehermoso, donde conversará junto a la investigadora cultural María Ptqk acerca de la escritura y su papel en la creación artística. En su ensayo alerta de una dinámica perversa en el mundo cultural: puesto que la vocación –la pasión, el entusiasmo– mueve a los creadores, esto les lleva a aceptar trabajos sin cobrar o en condiciones paupérrimas. A su vez, la competencia entre los creadores hace que ese círculo vicioso se retroalimente de «becarios sin sueldo, contratados por horas e interinos, solitarios escritores de gran vocación, autónomos errantes, doctorandas embarazadas, colaboradores y críticos culturales, polivalentes artistascomisarios», enumera en sus páginas.

La lista es amplia. En 'El entusiasmo', Premio de Anagrama de Ensayo en 2017, hay un personaje llamado Sibilia, trasunto de la propia autora. Su deseo, esfuerzo y dedicación se destina a buscar un trabajo que le permita vivir y crear. El sueño laboral, sin embargo, se desvanece cuando el impulso creativo se convierte en frustración. «El actual contexto de trabajo promueve la temporalidad y la hiperproducción competitiva. Es difícil mantener el entusiasmo cuando las personas ven encadenar sus tiempos en trabajos precarios por los que cobran poco o a veces incluso pierden dinero, mientras sienten estar haciendo currículum», afirma Zafra a EL CORREO.

La autora andaluza ya había publicado anteriormente otro ensayo, 'Ojos y capital' (2015), de la mano de la editorial Consonni, dirigida por la vitoriana María Mur. «Es uno de esos proyectos que creo que han sabido habitar la complejidad de nuestra época, buscando llevar la coherencia de los discursos a sus prácticas y formas de hacer. Creo que son una referencia», apunta acerca de la compañía con sede en Bilbao.

A raíz del prestigioso galardón de Anagrama, que ha premiado a firmas como Pere Gimferrer y Carmen Martín Gaite, Zafra se ha convertido en una de las pensadoras del momento. Desde su publicación no ha dejado de recibir correos electrónicos con testimonios «muy similares a las que narra el libro», cuenta acerca de las reacciones a un texto «incómodo en tanto habla de todo aquello de lo que no resulta adecuado hablar cuando nos referimos a trabajo y cultura». Se preocupa por el tiempo que vivimos, donde aparentemente estamos más conectados y al mismo tiempo cada vez más solos. «Los marcos en los que hoy los sujetos tienden a la autoexplotación convirtiendo su vida en trabajo y dando las gracias por dedicarse a lo que les gusta, o por normalizar ideales de triunfo, éxito o felicidad que se reiteran en sus imaginarios, habla de un mundo inquietante».

Encuentro en Montehermoso

Viernes 14 de junio (18.00 horas).
Charla de Remedios Zafra junto a la investigadora cultural María Ptqk acerca de la literatura, feminismo y creación artística en la sala Betolaza.