Reconocimiento de World Press Photo a dos fotógrafos de EL CORREO

Los fotoperiodistas de EL CORREO premiados, Blanca Castillo y Rafa Gutiérrez. /Igor Martín
Los fotoperiodistas de EL CORREO premiados, Blanca Castillo y Rafa Gutiérrez. / Igor Martín

La muestra con imágenes de Blanca Castillo y Rafa Gutiérrez se puede ver en Montehermoso hasta el domingo

Ramón Albertus
RAMÓN ALBERTUS

Están acostumbrados a que los protagonistas sean otros. A que posen delante de ellos. O esperar el momento preciso para inmortalizar un hecho que se convierte en noticia. Sus disparos acaban convirtiéndose en la memoria fotográfica de Álava y cada día toman los periódicos.

Ayer los fotoperiodistas Rafa Gutiérrez y Blanca Saenz de Castillo, ambos de EL CORREO, junto a Alex Larretxi y Pilar Barco abandonaron su papel habitual para ser protagonistas. Les tocó posar ante los flashes de sus compañeros de profesión. Fue con motivo de la presentación de una exposición complementaria al World Press Photo que reconoce el trabajo de estos autores locales. En esta muestra se pueden ver una serie de diez fotografías de cada uno de ellos que se proyecta en diferentes pantallas a la entrada del antiguo Depósito de Aguas. Este reconocimiento es una de las actividades más novedosas en paralelo a la muestra internacional del WPP que se puede ver hasta este domingo.

«Todas tienen una pequeña historia que merece la pena contar», cuenta Rafa acerca de su selección de imágenes. El reportero lleva diez años retratando el día a día de Álava para este periódico y acumula un amplio bagaje internacional en zona de conflictos lo que le valió el prestigioso Premio Nacional Sony World Photography Awards 2014.

Con su serie de fotografías para esta exposición ha decidido rendir un «pequeño homenaje» al propio certamen del que se confiesa seguidor. Para ello ha emulado las distintas categorías del WPP. Hay imágenes de 'Naturaleza', 'Proyectos a largo plazo', 'Deportes'... También 'Conflictos sociales' que se representan a través de un retrato que realizó en las revueltas de Kiev y con una imagen de Mosul, en Irak, titulada 'El vestido rojo'. Curiosamente, esta última imagen tomada por Gutiérrez hace dos años tiene similitudes con la del premiado Ivor Prickett en esta edición del WPP. En ambas imágenes aparece un grupo de mujeres aguardando la cola a la espera de un reparto de víveres. Y ambas son al norte de Irak.

Tampoco faltan historias locales en el repertorio de Rafa, como el retrato de Vanessa en el barrio de Mariturri. «Fue el día que la deshauciaban. Seguí su historia, guardo su contacto y sé que ahora le va mejor», indica el reportero con una humanidad que debería ser inherente al oficio.

También Blanca Saenz de Castillo -firma sus imágenes como Blanca Castillo en este diario- refleja el día a día de la ciudad desde 1999, cuando empezó a trabajar en EL CORREO. La fotógrafa ha centrado su selección en acontecimientos que han corrido de boca en boca el último curso en Vitoria (el escrache de la Ertzaintza a Urkullu en marzo, el concierto de Carla Bruni en el Festival de Jazz, la derrota del Baskonia en Supercopa...). En ocasiones, una imagen de las calles vitorianas también aporta una panorámica a gran escala. Es cuando lo local se convierte en un espejo de una preocupación nacional e incluso internacional. Su imagen de la sentada espontánea frente al Palacio de Justicia que tuvo lugar durante la manifestación contra la sentencia de La Manada es una prueba de ello. «Ha sido uno de los grandes temas en el llamado año de las mujeres. La manifestación empezó en la Virgen Blanca y fue tal el cabreo que la gente llegó hasta el Palacio de la Justicia», recuerda. También registra momentos mucho más amables como un retrato de García-Alix tras la presentación de la exposición, 'Dulce monstruo de juventud', en la Sala Fundación Vital. Tuvo la oportunidad de charlar con el reconocido retratista. «Fui muy amable. Incluso me ayudó a recoger el equipo». Entonces también fue un encuentro de fotógrafa a fotógrafo.

 

Fotos

Vídeos