Dos pantallas reducirán el ruido en la autovía de Altube a la altura de Sarria

Paneles acústicos en la A-8, a su paso por Bilbao./Fernando Gómez
Paneles acústicos en la A-8, a su paso por Bilbao. / Fernando Gómez

La instalación comenzará en otoño y mitigará el impacto del tráfico en los vecinos y la guardería

Judith Romero
JUDITH ROMERO

Dos nuevas pantallas de maderasuavizarán el impacto del tráfico sobre la población de Sarria, en el término municipal de Zuia, en Álava. El Gobierno foral ha aprobado este martes la adjudicación de este proyecto por 338.000 euros para mitigar el ruido que el tráfico de vehículos genera en sus viviendas y en su guardería. Los dos paneles de madera de 84 y 256 metros longitud que se instalarán en la N-622, carretera que une Vitoria y Altube, se enmarcan en el Plan de Acción contra el ruido 2016-2020.

Ambos muros se colocarán en la margen derecha de los puntos kilométricos 19+611 y 19+951 en un plazo de seis meses. El material escogido ha sido la madera ya que evita que el efecto rebote incida en las viviendas situadas frente a estas paredes. Estas estructuras se erigirán sobre una base de hormigón y, mientras la primera tendrá una longitud de 84 metros y una altura de tres, la segunda alcanzará los cuatro metros de altura.

Nuevas intervenciones

La N-622 es una de las carreteras alavesas que soportan un tráfico superior a 6.000 vehículos al día, y el Plan de Acción contra el ruido interviene en las zonas que superan el límite acústico fijado por la Unión Europea – 55 decibelios por la noche, 60 de día en lugares como hospitales, guarderías y colegios-. Las tres zonas consideradas como prioritarias hasta 2020 son la N-622 a su paso por Sarria, Ametzaga, Murgia y Arangiz, la entidad de Eguilaz y la N-102 a la altura de Ariñez, lo que reduciría el ruido en su residencia de mayores.

Más de un centenar de personas soportan un volumen de tráfico por encima de las límites de calidad acústica en estas localidades y la Diputación espera que estas medidas corrijan la situación del 83% de estos ciudadanos. Además, que estas viviendas soportaran menores niveles sonoros beneficiaría a cerca de 400 personas.