Dos nuevos casos de legionella elevan a 6 los afectados en Vitoria

El 'spa' es el único espacio clausurado del Bakh./Jesús Andrade
El 'spa' es el único espacio clausurado del Bakh. / Jesús Andrade

El foco se detectó en el 'spa' del Bakh, que tras su clausura esta semana ha completado ya el plan de choque para erradicar la bacteria

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYO

El número de afectados por el foco de legionella que ha llevado esta semana a clausurar la zona de spa del Bakh (Baskonia Kirol Hiria, la ciudad deportiva del Baskonia) se eleva ya a seis. El departamento de Sanidad del Gobierno vasco desveló este viernes que se ha identificado a un nuevo usuario con la misma patología -un cuadro de neumonía causado por esta bacteria-, y que se está a la espera de «confirmación definitiva» en relación a otro varón que habría mostrado síntomas similares. Ambos utilizaron las instalaciones deportivas en el mismo periodo que el resto de afectados.

Según precisaron desde Osakidetza, cuatro han recibido ya el alta y dos permanecen ingresados en el Hospital Universitario Araba (HUA), los dos en situación estable. El servicio vasco de salud ha trasladado esta información al Ayuntamiento para que se mantengan las medidas de seguridad y prevención que se adoptaron «nada más detectarse el brote», y también, que persista «el seguimiento y vigilancia» de la evolución del episodio.

Desde el Bakh aseguraron que en toda la red de baños en la que se cree pudo surgir el brote -el balneario de 500 metros cuadrados con varias piscinas, sauna, baño turco y duchas- se ha ejecutado ya el plan de choque contra la bacteria, que incluye la hipercloración e hipercalentamiento (a temperaturas de 55 a 60 grados) de todos los circuitos de agua, así como la retirada de elementos que favorecen la vaporización, como las cebolletas de las duchas.

Porque la enfermedad se contrae por las vías respiratorias y, en este caso, por la aspiración de agua. «El Bakh, como es lógico, tenía ya un plan de autoprotección con miles de análisis periódicos y cumple todos los procedimientos. El brote se produce por una concatenación de factores que desconocemos», explicaron desde el recinto del Baskonia, que cuenta con 5.600 socios y en el que trabajan alrededor de un centenar de personas.

Sus responsables mantuvieron el miércoles una reunión con el Ayuntamiento para valorar qué ha podido suceder. No hay respuestas. «Desde luego, nos alegramos de que la situación de los afectados no sea grave y hacemos un llamamiento a la tranquilidad. Si se confirma -añadieron- que el foco estuvo en el balneario, se triplicarán si es necesario las medidas de seguridad que se exigen normalmente. Esto no va a volver a suceder».

El resultado definitivo de los análisis realizados en todo el circuito de agua se conocerá la próxima semana. El protocolo requiere un periodo de espera de quince días una vez realizado el citado plan de choque. Luego habrá que realizar otro muestreo y esperar 'veredicto'. La reapertura se demoraría un mes.