La lluvia vuelve a provocar problemas en Vitoria y empieza a dañar los cultivos en Álava

La tarde de ayer fue muy lluviosa en Vitoria. /Igor Aizpuru
La tarde de ayer fue muy lluviosa en Vitoria. / Igor Aizpuru

La campaña de la patata «se puede complicar», mientras que el viñedo agradece el agua pero ahora el peligro radica en la aparición de enfermedades en la uva

JUAN CARLOS BERDONCES

«Llevamos semanas bajo el agua, con problemas para entrar en las fincas». Es lo que confesaba Javier Torre a este periódico hace tres meses, después de la gran nevada del último día de febrero. El presidente de la Unión Agroganadera de Álava (UAGA) y agricultor de cereal en Ribabellosa reconocía entonces el hartazgo de la gente del campo en el territorio por la sucesión de lluvias.

«Nos encontramos con que hay que empezar a sembrar los cultivos de este 2018 y llevamos semanas parados». Ayer, con la primavera ya bien entrada, su discurso era por momentos similar. «El año no puede ser más húmedo. Y ya con las tormentas de los últimos días empezamos a ver cómo algunos cultivos están sufriendo daños importantes», decía con pesimismo.

Tampoco Vitoria se queda a salvo de estas trombas de agua, que han originado numerosas balsas que han afectado a ciudadanos, comercios y tráfico. Reventones de tuberías, inundaciones en bajos, balsas peligrosas... los bomberos han efectuado en los últimos días decenas de intervenciones.

«Habrá grandes pérdidas»

En Vitoria la lluvia incomoda la vida ciudadana y afecta a negocios concretos, pero en el campo las tormentas ponen en jaque la actividad económica de todo un territorio. La patata y el cereal están entre los principales damnificados de una cantidad de lluvia precipitada en los últimos días que ha sorprendido en muchos puntos de Álava. «En 23 años no había caído una tan gorda» como las del lunes, aseguraba ayer Javier Díaz de Espada, presidente de la cooperativa agraria Nuestra Señora de Ocón en Bernedo. En el vecino pueblo de Navarrete se contabilizaron 35 litros por metro cuadrado hacia las cuatro de la tarde. Fue el registro más alto del día. Ayer se rozaron los 22 en Espejo hacia las 15.00 horas y los 17 en Zambrana y en el puerto de Herrera.

Dos agricultores de Villafría revisan el pluviómetro en su finca.
Dos agricultores de Villafría revisan el pluviómetro en su finca. / Rafa Gutiérrez

Y las previsiones para estos próximos días tampoco anuncian un cambio radical. «Esto nos puede retrasar las cosechas. A quien acaba de sembrar patata puede que la riada se las haya llevado por delante. Y a quien optó por anticiparse, quizá se le haya pudrido con tanta humedad. La tierra ya no traga más agua», añadía Torre. También en las fincas con remolacha se suceden los problemas. «Aún es pronto para evaluar daños porque tal y como está ahora el campo no se puede entrar». Pero «habrá pérdidas y grandes, eso seguro».

La imposibilidad de entrar a las fincas puede acarrear problemas, precisamente, en las viñas de Rioja Alavesa. Es hora de aplicar tratamientos en la vid para evitar la aparición de enfermedades «pero con el tractor es difícil echar sulfato así que en muchos casos se está haciendo como antaño, con la mochila en la espalda», compartían ayer viticultores de Lapuebla de Labarca, donde hace días se registraron hasta 50 litros por metro cuadrado, o Elciego. «Si la semana que viene suben las temperaturas, el riesgo de que aparezcan hongos o mildiu crecerá».

Pronóstico

Jueves
Máx. 21º Mín. 12º. Tormentas más dispersas, nubosidad menos abundante, ratos de sol y viento de componente norte flojo.
Viernes
Máx. 22º Mín. 11º. Repunte de las tormentas, sobre todo por la tarde; por la mañana habrá claros y subida del termómetro
Sábado
Jornada de tormentas en buena parte del territorio con temperaturas en la líneas de los días anteriores.