Lidl se traslada de Llodio a Nanclares por falta de espacio y 200 puestos quedan en el aire

El centro logístico de Lidl en Llodio abrió en mayo de 1997. /SANDRA ESPINOSA
El centro logístico de Lidl en Llodio abrió en mayo de 1997. / SANDRA ESPINOSA

La empresa comunicó su decisión a la plantilla el viernes y el traslado se plantea a dos o tres años vista

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

Lidl cierra su almacén en Llodio para trasladarse a Nanclares. No será inmediato, sino dentro de dos o tres años, pero la decisión es ya definitiva. Se comunicó a la plantilla en una asamblea celebrada el viernes y la noticia, pese a ser esperada, cayó como una bomba entre la plantilla y los vecinos de la segunda localidad alavesa. Son 200 las personas que trabajan directamente en el almacén, que abastece a las tres tiendas de la firma en Vitoria y a las que tiene abiertas en Bizkaia, Gipuzkoa, Navarra, La Rioja, Cantabria, Burgos, Zaragoza y Palencia. «De momento, tenemos que asimilarlo», explicó ayer una de las integrantes de la plantilla. Las vías de salida que se plantean son «prejubilaciones, traslados a tienda, bajas incentivadas... tenemos que hablarlo», añadió otro empleado. La primera toma de contacto será el próximo 1 de abril.

Las razones del traslado tienen que ver con la capacidad el almacén. Lidl abrió su centro logístico en Llodio en mayo de 1997 y ocupó la mayor parte de la parcela que quedó libre tras el desmantelamiento de Aceros de Llodio, de 50.000 metros cuadrados. El edificio del almacén ocupa 27.000 metros, tras la ampliación de 2004 que sumó 4.000 metros más al edificio.

En Llodio, la sensación ayer era de desesperanza y en muchas conversaciones se recordó la intención de Lild de abrir un supermercado en la localidad. Fue en 2015 y se llegó a firmar un acuerdo para que la tienda que se pretendía abrir al público ocupara 1.900 metros cuadrados en la planta baja del pabellón de Muebles Bautista. Aquella posibilidad no se llegó a materializar porque la normativa urbanística de Llodio impide la apertura de este tipo de establecimientos en zonas industriales y no ha habido voluntad política de cambiar esa situación. Ayer, ente la plantilla, se planteaba que de haberse materializado este proyecto, «al menos, se podrían retener en Llodio los empleos de la tienda», algo que ya parece inviable.

Doblar el espacio

En Nanclares, el nuevo almacén de la empresa alemana podrá doblar su superficie. Sus directivos han llegado ya a un acuerdo con la Diputación para comprar a la sociedad foral Álava Agencia de Desarrollo una parcela de 111.687 metros cuadrados por la que desembolsarán 7,26 millones de euros. La inversión total alcanzará los 34 millones de euros. En una primera fase, el nuevo almacén de Lidl para el Norte de España tendrá una superficie de 36.400 metros pero podrá ampliarse en función de las necesidades de la empresa, algo que en Llodio no puede plantearse por las características de la parcela. Tampoco se han planteado nuevas ubicaciones en Llodio para retener a la empresa.

En Nanclares, Lidl ocupará la mayor parte de polígono Los Llanos, que se está terminando de urbanizar, según explicó ayer el alcalde de Iruña de Oca, Javier Martínez. «De momento, solo hemos mantenido contacto para adecuar el proyecto a la legislación, pero aún no han presentado nada», explicó. Para Martínez, el traslado es una «buena noticia» porque supone la implantación de una nueva actividad en uno de los mayores ejes de comunicación alaveses, junto a la N-1, y la posibilidad de crear puestos de trabajo que «esperamos que sean para gente del pueblo».

Por su parte, portavoces de la compañía consultados por este diario explicaron que «la plataforma logística de Llodio se ha quedado pequeña para atender nuestras crecientes necesidades y asegurar la actividad a largo plazo». Aunque evitaron confirmar de forma aficial su traslado a Nanclares, las mismas fuentes - que adelantaron su intención de abrir «una mesa de diálogo con la parte social»-, sí reconocieron estar «estudiando distintas opciones para ampliar la capacidad logística en la zona en el futuro, siendo Nanclares una de ellas».