De hijo predilecto de Vitoria a hijo descarriado

Orgaz, como capitán general de Cataluña./Arxiu Nacional de Catalunya
Orgaz, como capitán general de Cataluña. / Arxiu Nacional de Catalunya

La ciudad ha revocado la distinción que le dio en 1925, once años antes del comienzo de la Guerra Civil, a Luis Orgaz, general monárquico que conspiró contra la República y contra Franco

Francisco Góngora
FRANCISCO GÓNGORA

Sostiene Fernando Savater que uno de los aciertos propagandísticos del Franquismo fue llamar ‘rojos’ a todos sus adversarios, desde los democristianos a los anarquistas. «Los desafueros de unos contaminaban a los demás», afirma el preclaro filósofo. Lo mismo ocurre cuando una sociedad entera tilda de fascistas a todos los golpistas de 1936. Hubo matices y Luis Orgaz Yoldi, militar vitoriano, al que el decreto municipal de la Memoria Histórica acaba de borrarle de la lista de hijos predilectos, conspiró contra la República, sin duda, pero no para imponer un régimen dictatorial, sino una monarquía parlamentaria. Entramos en el terreno de los grises, de los matices. Ni todo el mundo era rojo en el sentido de comunista, ni todo el mundo era fascista en el sentido de falangista o nazi.

Luis Orgaz Yoldi es uno de los generales vitorianos que dirige la sublevación de 1936 y llega a la cúpula del poder militar junto a Franco. No es el único de origen alavés destacado en aquellos momentos de guerra. Ahí están Joaquín Fanjul Goñi, fusilado por los republicanos igual que su hijo; o los brillantes Fernando Barrón Ortiz, jefe de la división más eficaz de los golpistas, y Miguel Ponte Manso de Zúñiga, que también llega a ser capitán general y conspira junto a Orgaz para reponer a Alfonso XIII. Por parte republicana, destacaremos a Ignacio Hidalgo de Cisneros, jefe de la Aviación Republicana y Juan Ibarrola, que no llegó a ser nombrado general, pero ejerció de tal al mando de un cuerpo de Ejército.

Luis Orgaz nació en Vitoria el 29 de mayo de 1881 en el primer piso de la casa que entonces ostentaba el número 139 de la Correría, enfrente de donde estuvo el antiguo Matadero. Ingresó en la Academia de Infantería de Toledo en 1898, donde comienza su carrera militar. En julio de 1909 combate en el Barranco del Lobo y en otros escenarios de la campaña marroquí. En agosto de 1913, ascendió a comandante por méritos de guerra y en diciembre de 1915 fue destinado como profesor a la Academia de Infantería, cargo que ocupó hasta finales de 1919. Volvió a Marruecos y en 1922 participó en la ocupación de Tazarut, último refugio de Raisuni, y en muchas otras acciones en la región de Gomara. En octubre de 1924 recibió la Medalla Militar, motivo por el que el Ayuntamiento de Vitoria le declaró hijo predilecto un año después. Por todas estas operaciones y en noviembre del mismo año fue ascendido a coronel por méritos de guerra. Su conocimiento del protectorado impresiona al mismísimo Miguel Primo de Rivera que le mantiene como secretario de la Dirección General de Marruecos y Colonias hasta febrero de 1928.

Ascendido a general, cuando llega la República, Manuel Azaña desconfía de él. José Antonio Aguirre escribe que en mayo de 1931 busca apoyos en el PNV para dar un golpe de estado y restaurar la Monarquía. Se entrevistaron en Lekeitio.

En el verano de 1932, es procesado y condenado por el intento de golpe derechista de Sanjurjo e ingresa en la Cárcel Modelo. En abril de 1936, fue comisionado para el estudio del artillado de las Islas Canarias, algo que se interpretó como un pretexto para alejarlo.

En estos momentos, Orgaz vuelve a tantear al PNV y le pide al menos que se muestre neutral. Tenía buenas relaciones con el nacionalismo, pero aún mejores con el carlismo. Hace de puente cuando los preparativos del golpe de Mola, que es un republicano convencido, no entiende las peticiones monárquicas de los tradicionalistas.

Primer desencuentro con Franco

En julio de 1936, tras la salida de Franco desde Canarias hacia Marruecos, Orgaz proclamó el estado de guerra en las islas y quedó como máxima autoridad en ellas durante unos días. El 21 de julio se trasladó a Tetuán, donde, tras el paso de Franco a la Península, el día 6 de agosto, ocupó el puesto de alto comisario de España en Marruecos. Su actuación origina el primer desencuentro con Franco. En diciembre de 1936 se encarga de reorganizar a las tropas, unos 30.000 hombres, que no habían conseguido tomar Madrid en noviembre.

Ya es general de división cuando fracasa en la Batalla del Jarama, en aquellos intentos baldíos por aislar la capital de España. Pero Orgaz es el número uno cuando se trata de reclutar, movilizar, preparar e instruir tropas y mandar las academias de oficiales –como los alféreces provisionales– y suboficiales que tanto contribuyeron a la victoria franquista. Sin duda, su eficaz actuación, según sus biógrafos, fue clave en la victoria nacional en la Guerra Civil.

Cuando después de terminar la contienda es nombrado Capital General de Cataluña nuevamente muestra su poco apego a la Falange y su apuesta por los aliados en la neutralidad española frente a los que querían llevarla a combatir junto a Alemania e Italia. En ese tiempo dona su fajín de general a la Virgen Blanca.

El periodista Luis Alemany, en su perfil sobre Orgaz, dentro de la colección ‘La Guerra Civil española mes a mes’, asegura que el general vitoriano «no llega a adherirse a la ideología militarista que se transmite en la escuela de oficiales del Ejército de Tierra, y a lo largo de su vida, jamás cree en un poder del estamento militar sobre la sociedad civil que se justificara por sí mismo. A pesar de actuar desde posiciones profundamente conservadoras, siempre se destaca como uno de los generales rebeldes más alejados del totalitarismo y del fascismo y así lo demuestra cuando estalla la Segunda Guerra Mundial».

En medio del culto al caudillo, Orgaz asumió muchos riesgos políticos defendiendo siempre el modelo de la restauración borbónica y del conservadurismo. Si el golpe militar hubiera tenido un éxito rápido su idea era coronar a Alfonso XIII para que en dos años abdicara en su hijo Juan y éste iniciara la verdadera refundación borbónica, tendente a la creación de un sistema monárquico parlamentario bipartidista semejante al del Reino Unido.

En julio de 1941, comienza a tomar parte activa en las intrigas de los generales monárquicos que tratan de forzar a Franco a abandonar el poder y reinstaurar la monarquía. En septiembre de 1943, es uno de los ocho tenientes generales que firman un escrito en el que solicitan ‘respetuosamente’ a Franco la proclamación de don Juan. Pero el dictador gestiona el problema hábilmente a sabiendas de que ninguno busca el enfrentamiento en el naciente régimen.

Durante esos años, Orgaz vuelve a África y muestra al frente del Alto Comisariado su inclinación hacia los aliados cuando estos desembarcan en Marruecos y en Argel para echar a los alemanes y a los franceses de Petain del Norte del Magreb.

A mediados de 1945, Franco le nombra jefe del Alto Estado Mayor, pero está enfermo y fallece un año después en Madrid, donde el actual Ayuntamiento también le ha retirado una calle que estaba a su nombre.

Luis Orgaz tuvo durante unas décadas una calle en Vitoria. Se la concedió el Ayuntamiento franquista el 12 de abril de 1947, un año después de su muerte, en lo que era barrio de San Cristóbal. Iba desde la plazuela de San Cristóbal al paseo de la Zumaquera, junto al Campo de los Palacios.

Su nombre le fue retirado en el año 1997 por su relación con la sublevación militar que dio paso a la dictadura franquista y pasó a denominarse Alberto Schommer. Sin embargo, se mantuvo la medalla de hijo predilecto concedida en el año 1925, que se le revoca ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos