Las familias de Errekabarri, «sin garantías» para estrenar el colegio el próximo curso

Las familias de Errekabarri han ofrecido una rueda de prensa en plena calle./Sara López de Pariza
Las familias de Errekabarri han ofrecido una rueda de prensa en plena calle. / Sara López de Pariza

«La situación es insostenible», denuncia el AMPA, que solicita la dimisión de Blanca Guerrero, delegada de Educación en Álava

Sara López de Pariza
SARA LÓPEZ DE PARIZA

Nuevo jarro de agua fría para las familias del futuro colegio Errekabarri. Después de los últimos contactos mantenidos con el Departamento de Educación del Gobierno vasco, los padres denuncian que no tienen garantías de que el próximo curso puedan estrenar el nuevo centro público del barrio de Salburua. Las obras en la parcela ubicada en el Paseo de la Ilíada continúan, pero avanzan a un paso «lento».

«La situación es insostenible. El 9 de septiembre la obra no estará finalizada, tal y como prometió la delegada de Educación en Álava, Blanca Guerrero. Las peores previsiones se quedan cortas y es que, una vez de que acaben las obras, el Gobierno vasco deberá ceder el edificio al Ayuntamiento y este deberá dar de alta la luz, el gas… lo que conllevará más demoras», han criticado este martes Alba Tomero y Belén Martínez, madres y portavoces de la AMPA Errekabarri Eguzkia. Las familias lamentan, además, que no se les haya comunicado ninguna fecha para comenzar a impartir clases en las nuevas instalaciones.

Ante esta situación, han anunciado nuevas movilizaciones como forma de presión y han informado de que el día 9 de septiembre acudirán con sus hijos a Errekabarri, «esté como esté». Los menores llevan ya seis años estudiando fuera de su barrio, y en la actualidad son 500 alumnos desde los dos años hasta 3º de Primaria los que se trasladan cada día al colegio Cándido Ruiz de Garibay y la EPA Paulo Freire, en Zaramaga, para asistir a clase.

Las familias han mostrado su solidaridad con las de Aldaialde y han pedido también la dimisión de la delegada Blanca Guerrero «como máxima responsable de las políticas educativas del gobierno del PNV en Araba». Esta petición de dimisión se suma a la que hace unos días solicitaron los miembros de la plataforma de la Escuela Pública Vasca, que en su caso acusaban a Guerrero de falta de acciones para frenar el problema de la segregación escolar.

Durante su comparecencia frente a las obras del futuro centro escolar, los padres y madres de Errekabarri han lamentado ser «víctimas de una penosa gestión por parte de las diferentes administraciones públicas durante muchos, demasiados, años». «Oídos sordos a las demandas vecinales a principios de la década, promesas incumplidas, ocultación de datos, políticas de recortes y faltas de respeto hacia nosotros han sido una constante», han agregado. En el mes de junio está previsto que realicen una visita a las obras para comprobar su estado.