43 estudiantes estrenan el campus alavés de Deusto

La primera promoción del novedoso grado de Industria Digital con la que inicia Deusto su andadura en Vitoria, de la mano de Egibide. /J. Andrade
La primera promoción del novedoso grado de Industria Digital con la que inicia Deusto su andadura en Vitoria, de la mano de Egibide. / J. Andrade

Los primeros alumnos del pionero grado de Industria Digital 4.0 inmortalizan la llegada de esta universidad privada a Vitoria de la mano de Egibide

Nerea Pérez de Nanclares
NEREA PÉREZ DE NANCLARES

La Universidad de Deusto echó ayer a andar en Álava. Sus primeros 43 alumnos del pionero grado de Industria Digital 4.0 con el que inicia su andadura en Vitoria eran conscientes de que pasarían a los anales de la historia cuando posaron para las fotos en la fachada principal del edificio de Egibide-Arriaga. Inmortalizaban un doble hito. El de la institución académica de los jesuitas de implantarse en la única capital vasca donde carecía de campus. Y el de Egibide de ofertar estudios universitarios que den continuidad a la Formación Profesional. Todo ello con una carrera única a nivel estatal.

El camino para alcanzar esta meta arrancó hace dos años. Egibide y Deusto sellaron entonces una alianza que perseguía diseñar unos estudios que dieran respuesta a una industria en proceso de digitalización. El resultado ha sido este grado dual, en el que los alumnos combinarán el trabajo en una empresa, con contrato y sueldo, y el aprendizaje en el aula. Otra de las novedades del título radica en que su plan de estudios está preparado para dar continuidad en la Universidad a titulados de ciclos superiores de FP, sin excluir a los que llegan desde el Bachillerato.

De Bachillerato y FP

La campaña de matriculación confirmó el éxito que ya se aventuraba para esta carrera. 73 jóvenes se inscribieron para lograr una de sus 40 plazas, que finalmente se han ampliado a 43 ante la demanda recibida. La primera promoción está integrada mayoritariamente por estudiantes alaveses. Sólo un 10% procede de Bizkaia, Gipuzkoa, Logroño y Burgos. También predominan los hombres. Apenas cuatro mujeres han apostado por estos estudios. Sin embargo, el grupo está formado a partes iguales por alumnos provenientes de Bachillerato y FP.

Maialen Aguilar es una de las pocas chicas de la clase. «Desde niña me ha encantado la tecnología, la robótica, la informática... Siempre he tenido claro a qué quería dedicarme», admite. Una vez terminado el Bachillerato, su objetivo era matricularse en un grado superior de robótica, «pero mi ama se enteró de que iban a impartir este título y me apunté sin pensarlo», admite esta joven alavesa de 18 años.

Ismael Cano es otro convencido de su elección. Hasta la víspera del inicio del curso, este alumno de 27 años, trabajaba de operario en Mercedes. «Pedí la baja voluntaria para estudiar este grado. Quiero progresar en el futuro y estoy convencido de que este título da respuesta a las exigencias de las empresas», afirma este joven que ya conocía las dependencias de Arriaga, donde cursó FP hace diez años. «Pero han cambiado mucho, no tienen nada que ver», afirma tras la visita que realizaron los universitarios antes de tomar asiento ante una pizarra digital.

Diputación y Fundación Vital

Para impartir los nuevos estudios, se ha adecuado un espacio con tres aulas para las asignaturas más teóricas. También se han acondicionado los laboratorios de electrónica, robótica y automatización, donde se han instalado equipamientos con los que trabajar los aspectos clave de la digitalización de la industria 4.0. Además, las obras de uno de sus equipamientos estrella, un fábrica digital inteligente, están en la fase final.

«Tenemos unas instalaciones con un equipamiento puntero. Es un lujo», afirmaba Jon Apaolaza tras recorrer el centro. En este punto, tanto el director general de Egibide, José Ignacio Eguizábal, como el decano de la facultad de Ingeniería de Deusto, Asier Perallos, aprovecharon para destacar el decidido apoyo recibido de la Diputación de Álava y de la Fundación Vital. En concreto, la Administración foral ha financiado la creación de fábrica digital inteligente con cerca de 400.000 euros.

La ayuda de la Fundación Vital ha llegado a través de la concesión de becas para los estudiantes alaveses. Trece podrán estudiar con su ayuda este primer curso, que cuesta 8.000 euros anuales, igual que el resto de grados de Ingeniería que imparte Deusto. A partir del segundo, su formación remunerada en una empresa les reportará un sueldo.

Los protagonistas

«Siempre me ha encantado la tecnología, la robótica y la informática. Lo tenía claro»

«Siempre me ha encantado la tecnología, la robótica y la informática. Lo tenía claro» Maialen Aguilar 18 años. Olabarri

«Trabajaba en Mercedes hasta ayer. Quiero progresar y este título responde a las exigencias de las empresas»

«Trabajaba en Mercedes hasta ayer. Quiero progresar y este título responde a las exigencias de las empresas» Ismael Cano 27 años. Vitoria

«Tenemos unas instalaciones de lujo, con equipamiento puntero»

«Tenemos unas instalaciones de lujo, con equipamiento puntero» Jon Apaolaza 18 años. San Sebastián

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos