Condenan a un año de prisión por conducción temeraria al director de Mercedes

Emilio Titos y su hijo, durante la vista oral celebrada el pasado martes./Blanca Castillo
Emilio Titos y su hijo, durante la vista oral celebrada el pasado martes. / Blanca Castillo

El Juzgado de lo Penal 2 de Vitoria considera que fue él quien provocó el accidente de otro coche en el puerto de Herrera. Emilio Titos deberá abonar los 17.762 euros del automóvil siniestrado

David González
DAVID GONZÁLEZ

El Juzgado de lo Penal número 2 de Vitoria ha impuesto a Emilio Titos, director de la planta vitoriana de Mercedes, una pena de un año de prisión y la retirada del permiso conducir durante dos años y ha absuelto a su hijo por los cargos de conducción temeraria. Así se recoge en la sentencia emitida este viernes tras la vista oral desarrollada el pasado lunes contra el dirigente de la principal industria del País Vasco y su vástago, acusados de conducción temeraria, provocando un accidente de tráfico en el puerto de Herrera el 23 de septiembre de 2016.

Emilio Titos, que dispone de un plazo de diez días para apelar la sentencia ante la Audiencia Provincial, ha sido condenado, según recoge la sentencia, por ser el conductor del coche deportivo que supuestamente provocó el accidente. El director de Mercedes, en cualquier caso, no entraría en prisión, al ser la pena menor de dos años.

Deberá abonar asimismo 17.762 euros a la aseguradora del automóvil, que resultó «siniestro total».

Con este fallo, la sala, dirigida por el magistrado Roberto Ramos, entiende que fue Titos y no su hijo quien provocó el accidente. Asimismo da por buena la versión del denunciante, que tardó cinco meses en presentar cargos. En ningún caso, Titos entrará en prisión por este asunto.

Ya el lunes, en la sala, el Ministerio Fiscal, que inicialmente había pedido para los encausados dos años de cárcel, rebajó su petición a quince meses, que en la práctica son una multa, y la retirada del carné durante tres años y medio para cada uno de ellos. Actuó así porque el principal punto a aclarar quedó sin resolver: quién conducía el deportivo amarillo que supuestamente provocó el accidente del Ford Mondeo que se salió de la carretera y que quedó en «siniestro total»..

La acusación se mantuvo en su petición de dos años de cárcel y la defensa en la absolución «por falta de pruebas». Titos y su vástago negaron haber realizado cualquier maniobra irregular. Ambos relataron que aquel sábado por la tarde cogieron dos turismos de alta gama de la fábrica vitoriana, que al día siguiente iban a exhibirse, y que dieron un paseo con ellos hasta Rioja Alavesa. En todo momento negaron un adelantamiento irregular. «Cumplimos siempre la normativa», aseguraron.

«Intento de chantaje»

El director de la planta vitoriana de Mercedes insinuó un intento de «chantaje» por parte del denunciante, quien tardó cinco meses en presentar cargos, y que le envió dos correos electrónicos. Según el conductor, su intención fue la de «empatizar».

Sin embargo, el denunciante aseguró que fue «el derrape» de un deportivo amarillo, que supuestamente conducía el hijo de Emilio Titos, el que provocó un frenazo y su posterior salida de la calzada. Los ertzainas que asistieron al conductor siniestrado explicaron en la vista que en la zona del accidente, en la A-2124, no se apreciaron marcas de frenazos ni de derrapes.