Los chóferes de Tuvisa no descartan volver a convocar una huelga

Una pasajera accede a un autobús urbano en Vitoria. /
Una pasajera accede a un autobús urbano en Vitoria.

Denuncian los «incumplimientos» de las mejoras laborables pactadas con el Gabinete Urtaran y critican que «su meta» era frenar los paros convocados para la Final Four y antes de las elecciones

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

Los chóferes de Tuvisa están de nuevo en pie de guerra por los «incumplimientos» de las mejoras laborales pactadas el pasado mes con el Gobierno municipal, lo que logró frenar la huelga a última hora, y han anunciado que no descartan volver a convocar paros si no se ponen en práctica las medidas consensuadas. Desde el comité de empresa han exigido «que cumplan inmediatamente con todos los puntos firmados el día 3 de mayo, de lo contrario no descartamos tomar todas las medidas que sean necesarias», ha señalado este jueves el presidente del comité, Fran Guzmán, junto con Óscar Rama, delegado del comité de CC OO.

Tal y como han transmitido, «nos parece una total falta de respeto y una tomadura de pelo hacia toda la plantilla de Tuvisa por parte de la dirección, y en especial nos sentimos engañados por Iñaki Gurtubai (coordinador de Alcaldía y de Función Pública) e Itziar Gonzalo (presidenta de la sociedad municipal) ya que una vez conseguida su meta, que no era otra que la desconvocatoria de huelga del transporte urbano durante la Final Four y antes de las elecciones, no cumplen lo firmado por ellos mismos. No tienen palabra y no es la mejor manera de posicionarse de cara a la negociación de convenio que tenemos abierta».

Los representantes de los trabajadores han detallado los «incumplimientos» que se están produciendo en los diferentes puntos pactados con el Ayuntamiento para desconvocar los paros que anunciaron hace meses. Uno de ellos se refiere a varias modificaciones acordadas en líneas diurnas y nocturnas. Estos cambios «nos permitirían realizar los recorridos con más holgura y seguridad a los trabajadores y a los usuarios tanto de Tuvisa como de las vías». En los recorridos de día (concretamente en las líneas 1, 8, 6 y en las periféricas 2A y 2B), empresa y trabajadores consensuaron que estas variaciones serían aprobadas en el Consejo de Administración y se aplicarían desde el 1 de junio. Sin embargo, «solo han respetado lo referente a su aprobación, es decir, poner en un papel que están de acuerdo, pero no lo han hecho efectivo».

«Sensación de inseguridad» y turnos «estresantes»

Respecto al Gautxori, desde la plantilla reclamaban un refuerzo «para dar un correcto servicio al usuario, que no tiene por qué soportar retrasos ni sentir una sensación de inseguridad por circular a velocidades siempre en el límite de lo permitido para cubrir los recorridos dentro de los horarios impuestos por el departamento de Tráfico». Además, los cambios «son esenciales para reducir los estresantes ritmos de trabajo que soportamos» y «conllevarían presumiblemente a una reducción del absentismo». Pero también en este punto persisten los «incumplimientos».

En lo relativo a las OPEs, otra de las mejoras solicitadas, pese a tener también un acuerdo de mínimos, tampoco se han llevado a cabo y desde el comité denuncian que se han empleado «artimañas para alargar los procesos de consolidación de los puestos de trabajo» y que «no quieren dar cumplimiento al acuerdo firmado». Tampoco que se están poniendo en práctica, por su parte, las medidas pactadas en cuanto a las jubilaciones (se acordaron dos puntos; baja voluntaria incentivada en los mismos términos que en el Ayuntamiento y jubilación parcial con contrato de relevo al 75-25% para rejuvenecer la plantilla).

Ya respecto a la colocación de baños en las paradas terminales, la cuarta mejora acordada, el concurso de adjudicación sigue su curso y «si no están todos instalados para el 31 de julio, Tuvisa deberá poner unos provisionales el 1 de agosto», por lo que tendrán que esperar hasta esa fecha.