El Ayuntamiento de Vitoria inicia un expediente de cierre del colegio Montessori School

Fotografía de la entrada del colegio Montessori School Vitoria-Gasteiz, tomada durante el recién concluido curso escolar./Rafa Gutiérrez
Fotografía de la entrada del colegio Montessori School Vitoria-Gasteiz, tomada durante el recién concluido curso escolar. / Rafa Gutiérrez

El centro tiene quince días para presentar alegaciones que eviten su clausura por desarrollar una actividad educativa sin licencia

Nerea Pérez de Nanclares
NEREA PÉREZ DE NANCLARES

El Departamento municipal de Medio Ambiente ha iniciado un expediente de clausura al colegio Montessori School Vitoria por desarrollar una actividad educativa sin la correspondiente licencia. Esta decisión se ha adoptado después de que la Policía Local acudiera a sus instalaciones, ubicadas en el Bakh, hace escasos días y comprobara que «el local estaba abierto, con niños de diferentes edades recibiendo clases en sus respectivas aulas», detalla el informe. Sin embargo, este centro sólo cuenta con autorización para desarrollar iniciativas de ocio infantil. Para impartir formación requiere de un permiso que aún está en proceso de tramitación.

Esta no es la primera medida que toma el Ayuntamiento contra la actividad irregular de este colegio privado, que tampoco está reconocido por el Gobierno vasco. En abril, el departamento del peneuvista Iñaki Prusilla impuso a Montessori School Vitoria una sanción de 600 euros. Entonces, decidió aplazar la apertura de un expediente de clausura hasta que concluyera el curso para evitar molestias a las familias con hijos matriculados. Finalizado el año académico, la decisión no se ha hecho esperar. Ahora, los responsables de este centro tienen quince días para presentar alegaciones que impidan su cierre.

El Ayuntamiento no es la única institución que tiene en su punto de mira a Montessori School Vitoria. El Departamento vasco de Educación ha trasladado a la Fiscalía de Menores de Álava la situación en la que se encuentran ocho de sus alumnos en edad de cursar la etapa obligatoria de Educación Primaria, ya que deberían estar escolarizados en un colegio homologado y éste no lo es. Antes de dar este paso, la consejería de Cristina Uriarte envió cartas a todas las familias para informarles de la irregularidad y brindarles su ayuda para cambiar de escuela, pero algunas de ellas hicieron caso omiso. La Fiscalía ha pedido ya al Ejecutivo detallada información sobre este asunto.

Una nueva baja

Entre tanto, la Junta de Castilla y León prosigue la tramitación de un expediente respecto a la directora de este colegio, Carmen Parra, por tratarse de una funcionaria con plaza en una escuela de Miranda de Ebro que ha encadenado reiteradas bajas en los últimos años. Su investigación concluirá si esta docente del centro público Príncipe de España ha incurrido en alguna incompatibilidad profesional.

De momento, el caso no ha sido resuelto y sigue su procedimiento habitual. En la actualidad, el instructor del expediente está a la espera de recibir la documentación solicitada al Departamento vasco de Educación. Entre tanto, la profesora sigue de baja. Después de que Instituto Nacional de la Seguridad Social le obligara incorporarse a su puesto el 16 de abril, ella pidió disfrutar de las vacaciones que le correspondían y, a su término, volvió a coger la baja por una causa diferente a las anteriores, según informaron ayer desde la Dirección Provincial de Educación de Burgos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos